Financial Times

Drones de Google apuntan nuevo nicho de mercado

En el centro de las interrogantes en torno a experimentos como el de Google están las cuestiones de seguridad y economía. Los problemas de seguridad han sido recalcados en una investigación de la Administración Federal de Aviación de EU sobre el uso de drones por parte de agentes inmobiliarios de Nueva York para filmar propiedades.
Robert Wright
02 septiembre 2014 20:7 Última actualización 03 septiembre 2014 5:0
Dron. (Bloomberg)

Las entregas de Google sugieren que probablemente los drones emerjan más rápidamente en algunas áreas específicas que en la economía en general. (Bloomberg)

¿“Podría ordenar comida para perros, por favor”? Neil Parfitt, granjero en las afueras de Warwick, en Queensland, Australia, dice a través del teléfono. Minutos después, llega la comida para perros –pero mediante un método muy inusual. Un pequeño avión no tripulado llega a la finca del Sr. Parfitt, se coloca en posición vertical, flota y suavemente baja un paquete de golosinas para sus ansiosos animales.

La experiencia del Sr. Parfitt está plasmada en un video hecho por Google X Lab, el laboratorio experimental de Google, sobre sus operaciones de entrega de mercancías mediante vehículos aéreos no tripulados (drones) en el área rural alrededor de Warwick. Es una tecnología a la que incluso los ingenieros de X Lab admiten le falta años para madurar y por la que los reguladores de la aviación en todo el mundo aún están muy cautelosos con respecto a otorgarle licencias.

Sin embargo, las entregas de Google –y la aprobación de la Administración Federal de Aviación de EU (FAA) de algunas operaciones con drones en la remota región de North Slope de Alaska– sugieren que probablemente los drones emerjan más rápidamente en algunas áreas específicas que en la economía en general.

Las zonas remotas tienen pocos problemas de seguridad con respecto a la propensión de los drones a chocar contra edificios u otras aeronaves, según Michael Toscano, director ejecutivo de la Asociación Internacional para Sistemas de Vehículos No Tripulados.

“Hoy día entre los sectores más aplicables para los drones, se encuentran la agricultura, el sector energético, los oleoductos … donde no hay mucha gente”, dice el Sr. Toscano.

Alan Braithwaite, consultor de logística con sede en el Reino Unido, dice que, aunque es poco probable que en un futuro cercano los drones tengan una “aplicación a gran escala”, usarlos para cubrir las largas distancias de las zonas poco pobladas es “muy razonable”.

“He estado en el campo con una emergencia que requería antídoto para veneno de serpiente”, dice el Sr. Braithwaite. “Ése es el tipo de cosa que es totalmente posible (como aplicación de la tecnología)”.

En el centro de las interrogantes en torno a experimentos como el de Google están las cuestiones de seguridad y economía. Los problemas de seguridad han sido recalcados en una investigación de la FAA acerca del uso de drones por parte de agentes inmobiliarios de Nueva York para filmar propiedades. Dicha investigación fue motivada por preocupaciones sobre los riesgos de las operaciones no controladas de los drones alrededor de edificios altos y aviones que vuelan bajo.

La FAA está en el proceso de elaborar normas de seguridad para la industria, pero hasta el momento no ha publicado sus propuestas. “Lo que nos está limitando por el momento es: ¿Cuál es el riesgo que estamos dispuestos a aceptar”? dice el Sr. Toscano.

Sin embargo, el factor principal que influirá en la expansión de los drones será si pueden hacer las entregas de forma más eficiente y rentable que los medios de transporte existentes.

Las compañías de logística ya establecidas han manifestado escepticismo durante mucho tiempo en cuanto a la rapidez con la que los vehículos aéreos no tripulados pueden competir con rivales bien establecidos, como aviones de carga y camionetas de reparto.

Pero David Abney, presidente ejecutivo entrante de UPS, la compañía de entrega de paquetes, dijo en julio que la compañía cree que “en algún momento” los drones podrían ser útiles para algunas entregas de alto valor, aunque no en un futuro próximo.

“Hemos contemplado esa tecnología durante mucho tiempo”, dijo en una reunión en Atlanta. “Puede ser para entregas urgentes, envíos caros o cosas similares”.

La publicidad de Google de su tecnología experimental destaca el potencial de un nicho económicamente viable: el de cubrir grandes distancias con paquetes urgentes en zonas de difícil acceso, tales como zonas de desastre. En los experimentos alrededor de Warwick se trasladaron algunos medicamentos y otras mercancías que los agricultores dijeron que a menudo se necesitan urgentemente.

El Sr. Toscano dice que la industria se encuentra a sólo un pequeño avance técnico de desarrollar sistemas que serán capaces de superar los problemas de seguridad.

“Esto es lo que yo llamo tecnología revolucionaria que actualmente avanza a un ritmo evolutivo”, dice el Sr. Toscano acerca de la lentitud del progreso.

El Sr. Braithwaite es más escéptico en cuanto a si las entregas como la del Sr. Parfitt se convertirán en algo común, y menciona los altos costos de transportar las entregas por el aire, en lugar de entregas terrestres.

“Sólo Dios sabe cuál es el costo”, dice.

Sin embargo, incluso el Sr. Braithwaite acepta que, con el tiempo, Google u otro nuevo participante en la industria pueden encontrar una nueva aplicación, hasta ahora no imaginada, de la tecnología de drones que podría transformar las perspectivas del concepto.

“Cuando estas tecnologías emergen, siempre hay algo inesperado en cuanto a cómo se van a aplicar”, dice. “Es difícil verlo, pero podríamos presenciar el surgimiento de algo”

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Autos de GM monitorearán conductores distraídos

12 lecciones de negocios que da eBay

Capital de riesgo respalda aplicaciones anónimas