Financial Times

Fed necesita estudiar a los consumidores para comprender la inflación

Desde principios de 2014, el nivel de las expectativas inflacionarias expresado en la encuesta de Michigan y en el mercado de TIPS ha disminuido drásticamente.
Gillian Tett
31 marzo 2016 21:36 Última actualización 01 abril 2016 5:0
FT. Fed necesita estudiar a los consumidores para comprender la inflación.

Lo que se necesita no es sólo un análisis económico de las tendencias de los precios, sino un análisis etnográfico de campo. (El Financiero)

Esta semana, Janet Yellen experimentó un clásico ritual neoyorquino: ella dio un discurso sobre política monetaria ante el Club Económico de Nueva York, hablando con un tono de solemne tradición. Una audiencia de economistas e inversores siguió atentamente cada una de sus palabras acerca de las tasas de crecimiento y de interés, y llegó a la conclusión de que las indicaciones de la Reserva Federal de EU (Fed) estaban volviéndose menos agresivas en relación con los futuros aumentos de las tasas.

Sin embargo, la parte más provocativa del discurso fue durante la cual la presidenta de la Fed admitió estar “desconcertada” ante las expectativas inflacionarias actuales. El banco central de EU mantiene una estrecha vigilancia sobre la encuesta de consumidores de la Universidad de Michigan y sobre la fluctuación de los precios en el mercado de Valores del Tesoro Protegidos contra la Inflación (TIPS, por su sigla en inglés). La suposición es que las expectativas de los inversores y los consumidores pudieran autocumplirse; a menos que la Fed los convenza de que los precios subirán a un nivel razonable, y que luego se mantendrán estables, la inflación o la deflación pudiera descontrolarse.

Desde principios de 2014, el nivel de las expectativas inflacionarias expresado en la encuesta de Michigan y en el mercado de TIPS ha disminuido drásticamente. Los resultados de la encuesta implican que las expectativas inflacionarias de los consumidores son de un 2.5 por ciento de inflación dentro de períodos de un año y de cinco años; en 2011 fue del 4.5 por ciento. Afortunadamente, las expectativas no se han desplomado a niveles que parezcan peligrosamente bajos y los resultados de la encuesta de Michigan implican que los consumidores todavía esperan que los precios suban en vez de que bajen.

Sin embargo, la disminución es particularmente inusual dado el hecho de que la economía se ha ido expandiendo y de que la inflación subyacente de precios al consumidor ha aumentado ligeramente. Esta semana, el Departamento de Comercio de EU declaró que la inflación doméstica — medida según la tasa subyacente de los gastos de consumo personales, la medida de inflación preferida de la Fed — creció un 1.7 por ciento interanual en febrero, su nivel más alto desde hace tres años. Y los funcionarios de la Fed, como Yellen, siguen diciéndole al público que la inflación subyacente se elevará a niveles estables en el futuro.

Entonces, ¿qué explica la caída de las expectativas inflacionarias? Una respuesta pudiera ser que los inversores y los ciudadanos en realidad son más pesimistas acerca de las perspectivas económicas de la Fed, y que han perdido la fe en la capacidad del banco central de elevar los precios usando herramientas de política monetaria extraordinarias.

Una segunda posibilidad es que los datos sobre las expectativas inflacionarias están distorsionados. Yellen argumenta, por ejemplo, que “las medidas basadas en el mercado de las expectativas inflacionarias”, como los precios de TIPS, están “impulsadas por la preocupación acerca de una iliquidez”. Esto significa, simple y llanamente, que las negociaciones en los mercados de bonos están tan ‘atascadas’ que están produciendo resultados equivocados.

Otra teoría generalizada es que la reciente caída de los precios del petróleo ha afectado al mercado de TIPS y a la encuesta de Michigan de manera peculiar. Tal y como lo señaló Rick Rieder de BlackRock, la caída de los costos energéticos tiene un impacto desproporcionadamente significativo sobre los hogares de bajos ingresos, y esto pudiera estar distorsionando los resultados de las encuestas en relación con la trayectoria inflacionaria.

Si la Fed, o cualquier otro banco central, quiere un ejemplo del porqué la investigación etnográfica es importante, sólo tienen que considerar lo ocurrido durante la más reciente burbuja crediticia, cuando a la mayoría de los economistas se les escapó el auge de préstamos hipotecarios de alto riesgo debido a que rechazaron el uso de la investigación de campo.

También te puede interesar:

Tecnología financiera elimina millones de empleos

El mundo observa el experimento salarial de Gran Bretaña

Por qué preferimos que los jefes antipáticos sean así