Empresas

VW mantiene programa de inversiones en México

Para el periodo 2014-2018, Grupo Volkswagen tiene planeadas en México inversiones por cerca de cuatro mil millones de dólares, de los cuales, mil 300 millones de dólares serían para la nueva planta de Audi en Puebla.
Axel Sánchez
06 octubre 2015 23:16 Última actualización 07 octubre 2015 6:48
Volkswagen

Volkswagen no planea recortar sus inversiones en México en los próximos tres años. (Bloomberg)

Pese a las advertencias del CEO de Grupo Volkswagen (VW), Matthias Mueller, de recortar inversiones y empleos a nivel mundial en respuesta al escándalo de emisiones de gases de vehículos diésel de la armadora en Estados Unidos, la empresa mantiene al momento sus planes de expansión en México, revelaron fuentes cercanas a la firma con una planta en Puebla.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), reveló que con base en lo que ha escuchado, Volkswagen mantendrá su base de empleos e inversiones previstas en México, así como el proyecto de la nueva planta de Audi en San José Chiapa, Puebla. “Esto es algo que la empresa confirmó a la Secretaría de Economía”, agregó el ejecutivo.

Grupo Volkswagen tiene planeadas inversiones por siete mil millones de dólares en la región Norteamérica para el periodo 2014-2018. Según datos de la Secretaría de Economía, de ese monto, más de cuatro mil millones llegarían a México.

Dentro de estos recursos se contemplan mil 300 millones para la nueva planta de Audi en México, así como mil millones para la expansión de su fábrica en Puebla, que permitirá la producción del nuevo modelo Tiguan. Funcionarios del estado han dicho que la automotriz ya casi tiene listas las naves industriales para este vehículo y que en las siguientes semanas podrían iniciar pruebas.

En Alemania, Matthias Mueller, director general del Grupo Volkswagen, dijo que estarán revisando las inversiones previstas a nivel mundial y cancelarían o pospondrían lo innecesario para la empresa, además de intensificar el plan de reducción de costos.

“Aparte del enorme daño financiero que todavía no es posible cuantificar, este problema es ante todo una crisis de confianza. Eso es porque se trata de la esencia misma de nuestra empresa y nuestra identidad: se trata de nuestros vehículos”, comentó.