Empresas

Interjet vs. Aeroméxico: ¿por qué el convenio bilateral aéreo es tan polémico?

El problema en  el Convenio Bilateral sobre Transportes Aéreos entre México y Estados Unidos es una cláusula extra con la que dejará de existir la limitante de que sólo dos aerolíneas de cada país puedan atender una misma ruta entre México y Estados Unidos.
Everardo Martínez
13 octubre 2015 10:24 Última actualización 13 octubre 2015 10:43
Aeroméxico

Aeroméxico

CIUDAD DE MÉXICO.- Este lunes, Interjet anunció que salía de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) y Vivaaerobus está analizando hacer lo mismo, ¿el problema? una cláusula extra en el Convenio Bilateral sobre Transportes Aéreos entre México y Estados Unidos.

En noviembre de 2014 se realizaron cambios al convenio,  dichas modificaciones están por ser aprobadas en el Senado de la República y de esa manera entrará en vigor un nuevo convenio el primero de enero de 2016.

Especialistas en el sector aeronáutico explicaron que con el nuevo convenio dejará de existir la limitante de que sólo dos aerolíneas de cada país puedan atender una misma ruta entre México y Estados Unidos.

Por ejemplo, la ruta Ciudad de México-Los Ángeles, que actualmente es operada por Aeroméxico y Volaris y por dos aerolíneas norteamericanas, podrá ser atendida por Interjet o cualquier empresa que quiera ofrecer la ruta.

El desacuerdo de Interjet consiste en que Aeroméxico busca, como parte de los cambios al convenio, que se apruebe la figura de inmunidad antimonopolio para su alianza con Delta Airlines.

"El conflicto es que después de que se aprobaron los cambios al convenio actual en noviembre pasado, Aeroméxico y Delta Airlines solicitaron la inmunidad antimonopolio, que consiste en una alianza entre aerolíneas para conservar y poder realizar acuerdos de itinerario y precios, lo cual deja en desventaja a otras aerolíneas", explicó un analista del sector que pidió el anonimato.

Aeroméxico quiere que antes de que se ratifique el convenio, las autoridades mexicanas aprueben su esquema de negocio con Delta, negociación que está en pausa en EU y que actualmente analiza la Cofece.

Interjet, que ayer renunció a la Canaero, el gremio que representa a la industria, asegura que la Cámara no representa los intereses de todos sus agremiados en esta discusión.

"La Cámara no representa los intereses de todos sus miembros y sí los de Aeroméxico", apuntó en una entrevista radiofónica el presidente ejecutivo de Interjet, Miguel Alemán Magnani.


SEGUNDO FRENTE DE BATALLA


Las aerolíneas quieren que las modificaciones se aprueben para que la industria sea más competitiva, comentó Roberto Ramírez, investigador del sector en la UNAM.

La competencia que se planteó en noviembre es la entrada de más aerolíneas de Estados Unidos, lo cual podría bajar los precios de los boletos y eso beneficiaría al consumidor, comentó Víctor Hugo Valdez, investigador del sector aéreo de la Universidad Anáhuac.

"Más competencia en el sector beneficia a los consumidores, sin embargo para la industria nacional habría dos opciones, si no mejora y compite, se podría contraer y la otra es que puede mejorar sus servicios, lo que también podría ser benéfico para el usuario final", comentó.

Sin embargo, lo que apunta el Frente Nacional de Defensa de Industria Aérea aes que la competencia no sería pareja, pues la flota de Estados Unidos puede ofrecer más asientos al tener 7 mil aviones, mientras que las aerolíneas nacionales tienen alrededor de 318.

"Como economías de escala, las aerolíneas de Estados Unidos podrían sacrificar rentabilidad en sus vuelos desde y hacia México, bajando el precio de los boletos para ganar clientes, sin embargo después de que se debilitara la industria mexicana, los precios volverían a subir", comentó Miguel Valero, presidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México.