Economía

MAM propone crear
Ley para desindexar salarios de trámites

El gobierno del Distrito Federal propuso crear una Ley general de la unidad de cuenta del estado mexicano, para que trámites, multas y sanciones no sean establecidas usando como medida el salario mínimo.
Redacción
28 agosto 2014 15:18 Última actualización 28 agosto 2014 15:29
[Arturo Monroy]  El poder adquisitivo ha perdido 78%; el salario mínimo actual es la cuarta parte de lo que era hace 3 décadas. 

[Arturo Monroy/El Financiero] La Comisión de Cambios decidió suspender las subastas de dólares a precio mínimo.

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno del Distrito Federal propuso crear una Ley general de la unidad de cuenta del estado mexicano para “desindexar” los salarios mínimos de trámites, multas y sanciones, con el fin de un despegue significativo de los mismos.

“Es decir, la eliminación y remoción del concepto como unidad de cuenta, lo cual implica una modificación de decenas de leyes y de centenas de reglamentos de lo más diverso”.

Este jueves, Mancera presentó su propuesta para elevar el salario mínimo a 82.86 pesos para 2015 con la meta de que llegue a 171 pesos para el final de este sexenio.

El Jefe de Gobierno expuso que el Congreso de la Unión y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y los demás congresos de los estados serían los organismos llamados a dar el primer paso y desarrollarlo en un plazo relativamente breve.

“De hecho, la política de recuperación del salario mínimo debe empezar con esta tarea jurídica, del mismo modo que ocurrió en el Uruguay”, indicó.

En las condiciones actuales, el monto del salario mínimo se asocia directamente con multas, trámites, exenciones, límites de crédito, sanciones, pensiones, factores de multiplicación de determinados gastos públicos (como el financiamiento a los partidos políticos) y un variado etcétera, en leyes y reglamentos tanto del orden local como federal.

Por ende, sin desindexar el salario mínimo, un aumento de éste se reflejaría automáticamente en un aumento de muchos costos y precios, lo que lo convertiría en un elemento inflacionario por default.