Economía

Inseguridad para operar negocios llega a la Junta del Banxico

En la Junta de Política Monetaria del Banco Central se destacó que entre los riesgos internos para la economía está el ambiente de inseguridad para operar los negocios en ciertas regiones de México.
Redacción
25 agosto 2016 10:19 Última actualización 25 agosto 2016 10:26
Banco de México

(Bloomberg)

En  la Junta de Política Monetaria del Banco de México del 11 de agosto se señaló que entre los riesgos internos para la economía mexicana están los obstáculos para la implementación adecuada de las reformas estructurales, así como el ambiente de inseguridad para operar los negocios en ciertas regiones del país.

En este mismo sentido se pronunció la calificadora Standard & Poor’s el pasado martes, cuando puso en negativo el panorama de la calificación de México.

La firma señaló que los beneficios de las reformas son limitados, principalmente en la inversión, por “debilidades en la gobernabilidad que reflejan en parte una débil aplicación de la ley y la percepción de corrupción”.

La iniciativa privada ha subrayado los problemas que enfrenta en algunas zonas del país por los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en estados como Guerrero, Chiapas y Michoacán.

Además, de los problemas de inseguridad en diversas zonas del país como Tamaulipas, o Jalisco.

En más riesgos internos para el Banco de México (Banxico) está una tendencia más pronunciada a la baja de la inversión no residencial, y las complicaciones que podrían resultar de persistir el estancamiento de la producción industrial, en virtud de las interacciones de este sector con el de servicios.

“En cuanto al balance de riesgos para el crecimiento, la mayoría de los miembros estimó que se deterioró con respecto a la última decisión, añadiendo algunos de ellos que es a la baja”, señalan las minutas del Banco Central publicadas este jueves.

En más riesgos detectados para la economía, algunos miembros del Banco destacaron una recuperación más débil que la anticipada en la producción manufacturera de Estados Unidos, un deterioro en la confianza de los agentes económicos en México, así como una menor producción petrolera en el país.

Uno de ellos agregó, entre los riesgos externos, el proceso electoral en Estados Unidos, la trayectoria de las tasas de interés en ese país y nuevos descensos en los precios del petróleo, mientras que otro mencionó la desaceleración de la economía mundial y un creciente proteccionismo internacional.

En la reunión del 11 de agosto la entidad comandada por Agustín Carstens mantuvo en 4.25 por ciento la tasa referencial.

La decisión del Banco Central se da luego de que el pasado 30 de junio elevara en 50 puntos base el referencial.

En lo que va del año, el Banxico ha elevado la tasa en 100 puntos base.
El mes pasado, la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo también sin cambios su tasa, en un rango de 0.25 – 0.50 por ciento.

: