Economía

6 claves para entender qué está pasando con Pemex

Estas son las condiciones en las que se encuentra la mayor empresa de México, analizadas durante la sesión del Consejo de Administración del viernes en el que se definió el futuro de la petrolera.
Redacción
26 febrero 2016 18:22 Última actualización 27 febrero 2016 5:0
pemex me

(Especial)

Este viernes se llevó a cabo la tan esperada reunión del Consejo de Administración de Pemex, en donde se discutió cómo acometer el recorte de 100 mil millones de pesos que aunció el Gobierno federal la semana anterior y con ello ver hacia dónde se dirige una empresa mas pequeña, con menos recursos y altamente endeudada.

Estos son los puntos claves para entender cuál es la situación financiera de Pemex.


1. Ingresos a la baja
La mayoría de los ingresos de Pemex vienen de la venta de dos productos básicamente: las ventas de crudo al exterior y la venta de petrolíferos, principalmente combustibles.

1a.- Las ventas de crudo al exterior se han visto afectadas tanto por la baja de los precios internacionales como por una menor plataforma de exportación, muestra de ello es que en el primer mes de 2016 los ingresos por exportaciones registraron una caída de 50 por ciento, esto aun cuando la producción mostró un ligero aumento.


1b.- Las ventas de petrolíferos (gasolina, diésel, gas natural, naftas, asfalto, turbosina y otros) pareciera que podría haber aprovechado el repunte de la demanda de familias y empresas, pero en su lugar, la falta de infraestructura para cubrir el mercado interno lo llevo a cubrir esta demanda con un incremento de las importaciones, afectadas por el dólar.



2. Deuda, pesado lastre para las finanzas
La reducción de los ingresos operativos llevó a la empresa a cubrir sus faltantes de recursos con un aumento en sus niveles de deuda. En los últimos cinco años paso de 54 mil a 87 mil millones de dólares, en cierta forma, apoyado por las tasas mínimas tanto en México como en el exterior. Otro factor que le pegó fue la creciente deuda laboral, principalmente por un aumento en el pago de pensiones.


3. Precio del petróleo, en mínimos
La sobreoferta mundial de hidrocarburos mantienen a la baja el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación en los últimos 21 meses y las expectativas oficiales apuntan que una recuperación de los precios comenzará a observarse hasta 2017. Para este año las previsiones oficiales estimaban un precio promedio de 50 dólares, pero en la realidad en el primer bimestre ha sido de 23.82 dólares.


4. Pemex pierde valor cada día
Técnicamente, Pemex es una empresa quebrada y es que sus pasivos están superando sus activos. Al cierre de septiembre del año pasado los activos totales de la empresa eran de 3.74 billones de pesos y solo 2.14 billones de los pasivos estaba respaldado con activos. El resultado, un patrimonio negativo en 1.1 billones de pesos y creciendo. En 2005 el patrimonio de la empresa era positivo en poco más de 20 millones de pesos.


5. Producción a la baja
En los últimos 10 años el “corazón” del negocio –la extracción de crudo—se mantiene a la baja, la cual se atribuye al término del ciclo natural de su principal fuente de crudo (Cantarell) y de otros pozos y a la baja inversión en exploración y explotación. La apuesta, la apertura al sector privado nacional y extranjero para recuperar los niveles de extracción que se observaron en 2005, aunque hay que ser pacientes para que maduren están inversiones.


6. Nómina creciente
Pese a los retiros voluntarios y una menor edad para jubilarse, la petrolera mexicana tiene una abultada nómina que la cierre de 2014 alcanzó casi los 155 mil empleados. Frente a los estándares internacionales se coloca entre las primeras cinco empresas con el mayor número de trabajadores, pero en términos de productividad, está lejos de los estándares de empresas como Exxon. BP o Shell.