Economía

6 consejos para ahorrar gasolina

La gasolina ha aumentado hasta 46 por ciento en los últimos 4 años. Para reducir el golpe a tus finanzas, estas son algunas cosas que puedes poner en acción.
Stephanie Cuevas
17 octubre 2016 19:51 Última actualización 21 octubre 2016 5:0
[La Magna costará 12.41 pesos y la Premium, 13.01. / Cuartoscuro]

Lllenado de tanque de automóvil en una gasolinera.

El precio de la gasolina en México se ha incrementado hasta 46 por ciento en los últimos cuatro años, y aunque la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) señaló que ya no subirá más, ha sido un fuerte golpe al bolsillo de los mexicanos.

En marzo de 2012, la gasolina Magna estaba en 10 pesos por litro y con el último “gasolinazo” del pasado mes de septiembre, subió hasta los 13.98 pesos por litro, es decir, un incremento del 40 por ciento, mientras que la Premium y el Diésel subieron un 46 por ciento, según datos de la SHCP.

 
En México, cada litro de combustible representa el 3.4 por ciento del salario diario del mexicano, considerando un promedio de 431 pesos diarios, de acuerdo con datos de Bloomberg.

En tanto, será en 2017 cuando se podrían  liberar gradualmente los precios de la gasolina, de acuerdo con el Paquete Económico para 2017 propuesto por el Ejecutivo.

“Con la Reforma Energética se espera un ajuste significativo a largo plazo; sin embargo, en el corto plazo no hay una garantía, habrá que esperar a que todos los agentes involucrados estabilicen sus procesos para hacerse más eficientes y que esto refleje un beneficio al consumidor”, dijo Fernando González Piña, vicepresidente Zona Valle de México de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) 








Si tu cartera es de las que han resentido los "gasolinazos", estas son algunas recomendaciones que puedes poner en marcha para ahorrar gasolina, de acuerdo con la firma de dispositivos de navegación TomTom Telematics y expertos:

1. Utiliza una velocidad uniforme
Controlar la velocidad en la que se maneja, es una de las soluciones que puede permitirte reducir el consumo de combustible. Numerosos estudios revelan que el cambio de velocidad: aceleración y desaceleración constante gastan más gasolina que intentando ir siempre a la misma velocidad.

2. Checa tu auto
Leticia Armenta, profesora investigadora de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, señaló que un punto importante es revisar que tu automóvil esté en perfecto estado: que le realicen una buena afinación y que los inyectores estén limpios.

3. Mantén tus llantas infladas a la presión adecuada
Tener tus llantas infladas correctamente aumentará la distancia de viaje posible en un tanque de gas. Puedes utilizar un medidor de presión a mano y checar la presión regularmente. Las llantas pierden aire naturalmente con el tiempo. Las llantas que tienen baja presión tienden a poner más resistencia cada vez que ruedan, lo que causa que el motor tenga que esforzarse más, haciendo que se gaste más gasolina.

4. Compra gasolina por la noche o temprano durante el día
Cuando la gasolina está más fría, se encuentra en un estado más denso. Mientras más caliente esté, la densidad es menor y recibes menos gasolina cuando cargas.

González Piña dela Onexpo aclaró que esto no tiene que ver con la evaporización del combustible. “Hace tiempo se decía que cuando hace calor no había que cargar gasolina por una mayor emisión de vapores y porque se fugaba la gasolina. Ahora y ya hace varios años, las estaciones de servicio cuentan con un sistema de recuperación de vapores que inhibe la fuga de estos, ya no existe ese diferencial que se decía que era relevante”, dijo.

5. Usa el aire acondicionado en vez de llevar las ventanas abajo en carretera
Abrir la ventanilla en carretera para reducir el calor tiene más efectos negativos en tu bolsillo que circular con el aire acondicionado puesto, según el Gobierno de Estados Unidos, en su web con consejos para ahorrar en combustible.

Si tu ventana se encuentra abierta mientras manejas rápido, se crea resistencia por el aire que está entrando a tu vehículo. Cuanto mayor sea la resistencia, más consumirás.

La mejor metáfora que existe para comparar esto es como pensar que estas manejando con un paracaídas atado a tu auto, manejar con las ventanas abajo, causa un efecto similar.

Por el contrario, si conduces en ciudad esto se invierte, opta por abrir la ventanilla, ya que el aire acondicionado gasta combustible.

6. Escoge la mejor ruta
Hoy en día existen muchas herramientas que te pueden ayudar a optimizar tu ruta para generar menos gastos de gasolina. Por ejemplo, los GPS hacen que obtengas una ruta planeada disminuyendo distancia, evitando tráfico, desvíos y optimización de ruta.