AFTEROFFICE
deportes

Alemania valora investigar concesión de la FIFA para Mundial 2006

La fiscalía alemana está estudiando si existen motivos para abrir una investigación sobre la denuncia de que la candidatura germana habría empleado fondos para sobornos para ayudar a asegurar la concesión del Mundial de futbol de 2006.
Reuters
19 octubre 2015 11:51 Última actualización 19 octubre 2015 12:45
Niersbach y Beckenbauer han calificado las acusaciones del semanario Der Spiegel como "infundadas". (Reuters/Archivo)

Niersbach y Beckenbauer han calificado las acusaciones del semanario Der Spiegel como "infundadas". (Reuters/Archivo)

BERLÍN.- La fiscalía del estado alemán de Fráncfort investigaría las acusaciones de sobornos vinculadas al Mundial de futbol de 2006, después de que un semanario sugiriera que se utilizaron fondos para comprar votos con el fin de que el país fuera sede del evento, dijo el lunes una portavoz.

La revista Der Spiegel informó el pasado viernes que el comité de la candidatura alemana había aprovechado un fondo para destinar 6.7 millones de euros a la compra de votos en el órgano rector del futbol mundial, la FIFA.

"Hemos iniciado el proceso de seguimiento", dijo Nadja Niesen, portavoz de la oficina del fiscal del estado de Fráncfort. No es una investigación formal, pero determinará si es necesaria esa medida.

Der Spiegel informó que el fondo había sido financiado con un préstamo de 6.7 millones de euros del difunto ex presidente ejecutivo de Adidas Robert Louis-Dreyfus para que el comité de la candidatura germana pagara sobornos a funcionarios de la FIFA con el fin de ayudar a llevar el torneo a Alemania.

El medio dijo, citando documentos de la Asociación Alemana de Futbol (DFB), que entre los que conocían la existencia de este fondo estaban Franz Beckenbauer, presidente del comité organizador del Mundial 2006, y Wolfgang Niersbach, actual jefe de la DFB y quien era uno de los vicepresidentes del comité.

Niersbach, Beckenbauer y la DFB han calificado las acusaciones como "infundadas" y dijeron que el semanario debía proporcionar evidencia para respaldar sus afirmaciones.