AFTEROFFICE
deportes

Beckenbauer rechaza acusaciones de sobornos en Mundial 2006

El legendario jugador Franz Beckenbauer asegura que nunca pagó a nadie para que Alemania consiguiera la organización del Mundial de 2006, luego de surgieran acusaciones de soborno.
Agencias
18 octubre 2015 14:7 Última actualización 18 octubre 2015 14:12
Beckenbauer respondió a un reporte publicado el viernes por el semanario Der Spiegel, que lo acusa de un soborno. (AP)

Beckenbauer (derecha) respondió a un reporte publicado el viernes por el semanario Der Spiegel, que lo acusa de un soborno. (AP)

BERLÍN.- Franz Beckenbauer, la leyenda del futbol que lideró el comité organizador del Mundial 2006, rechazó este domingo las acusaciones respecto a que utilizó grandes sumas de dinero para comprar votos y que Alemania se quedara con la sede de la competencia.

"Nunca le di dinero a nadie para comprar votos y que de esa manera Alemania se quedara con la sede del Mundial 2006", dijo en un comunicado Beckenbauer, campeón del mundo como jugador y entrenador. "Y puedo asegurar que ningún otro miembro del comité hizo algo así".

La revista Der Spiegel reportó el viernes que el fallecido ex presidente ejecutivo de Adidas Robert Louis-Dreyfus entregó 6.7 millones de euros (7.6 millones de dólares) para que el comité organizador pagara sobornos y así obtener los votos suficientes para quedarse con la sede del torneo.

Der Spiegel dijo que entre quienes conocían el esquema de sobornos estaba Beckenbauer, líder del comité organizador, y el por entonces presidente de la asociación de futbol local (DFB) Wolfgang Niersbach.

Niersbach había rechazado las acusaciones el sábado y dijo que iniciará acciones legales contra la publicación. La DFB dijo el viernes que no había encontrado indicios de irregularidades en el proceso para ganar el derecho a organizar la Copa del Mundo de 2006, aunque investigaba un pago hecho por el comité organizador a la FIFA que no se habría usado de acuerdo a lo previsto.

Este hecho es un nuevo golpe al futbol mundial, envuelto en un gigantesco escándalo desde mayo, cuando autoridades suizas detuvieron a altos dirigentes de la FIFA y ejecutivos de empresas de marketing en medio de una investigación estadounidense de lavado de dinero y pagos de sobornos por más de 150 millones de dólares.