Transporte y Movilidad

Mobility ADO y Avanza impulsan transporte público con autobuses eléctricos

La ciudad de Zaragoza en España será cero emisiones, con la integración de estos vehículos se evitar la emisión de más de 621 mil toneladas de CO2.

Como parte de su plan de movilidad sostenible, Mobility ADO y Avanza suman 68 nuevos autobuses eléctricos al servicio del transporte público de Zaragoza, España, una de las primeras ciudades cero emisiones en Europa.

Esta nueva flota, integrada por unidades Irizar ie tram desarrolladas por la armadora de autobuses Irizar e-mobility, se compone por 51 unidades de 12 metros y 17 vehículos articulados, que fueron elegidos por su tecnología y aspecto estético.

El Irizar ie tram es un autobús 100 por ciento eléctrico cero emisiones con atributos estéticos de tranvía que combina capacidad, facilidad de acceso y circulación interior de un tranvía con la flexibilidad de un autobús urbano. Este modelo se desarrolla en versiones desde 12 hasta 18 metros en articulado, con una capacidad máxima de 145 personas. Sus baterías están desarrolladas y fabricadas por Irizar de Litio-Ion.

De acuerdo con Mobility ADO y Avanza estas unidades tienen un diseño minimalista y aspectos funcionales que le dan una identidad y una imagen fácilmente reconocibles por los usuarios. Así como accesibilidad, seguridad, flujo de circulación y confort para ofrecer traslados confortables y seguros.

Entre algunos detalles destaca el reemplazo de espejos retrovisores por cámaras que proyectan sus imágenes en dos pantallas dentro del vehículo de cada lado del conductor, así como la accesibilidad para las personas gracias a su piso bajo integral. Además, la disposición de los asientos en el interior permite que las entradas y salidas de los viajeros en las paradas y la circulación interior se desarrollen de forma muy fluida.

Ahorro de costos y emisiones

Ambas empresas reconocen que los autobuses eléctricos tienen un precio inicial más alto que uno híbrido, pero su costo de operación es menor, por el menor consumo de energía neta. Además, son vehículos más cómodos, silenciosos y con un mantenimiento más sencillo.

Al sustituir cada autobús diésel por otro eléctrico supone un ahorro de 1.700 toneladas de CO2 emitidas a lo largo de su vida útil. Y se calcula que, cuando toda la flota esté sustituida por vehículos eléctricos, Zaragoza ahorrará más de 621 mil toneladas de emisiones de CO2.

En cuanto al tema de infraestructura para la ciudad española, se tiene prevista la instalación de 75 cargadores, 37 de ellos para los buses de 12 metros y 38 de mayor potencia para los de 18 metros (cuya batería tiene mayor capacidad al mover más peso). Y se dispondrá de un cargador adicional semi rápido de 300 kW para poder cubrir situaciones imprevistas.

Adaptación de los patios vehiculares

Para poder cargar y dar servicio a las unidades, Avanza adaptará sus patios vehiculares, para lo cual, junto con el Ayuntamiento de Zaragoza ha iniciado los trámites necesarios, para disponer de suficiente capacidad de carga conforme empiecen a incorporarse masivamente los nuevos buses eléctricos a la flota.

Aunado a esto, la empresa trabaja en el diseño y realización de una conexión con la subestación eléctrica transformadora (SET) de Torre Olivera, de Endesa Distribución, desde donde se llevará una línea de alta tensión.

Además, será necesario la instalación de una red interior de distribución en media tensión y sus correspondientes transformadores para los cargadores individuales. Cada uno de ellos alimentará a un autobús individualmente. El pantógrafo está montado en una estructura fija en el patio y cada autobús alojará las pletinas de conexión en su techo.

La adquisición de estas unidades por parte de Mobility ADO y Avanza responde al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y el Plan Next Generation EU, creados por parte de la Unión Europea, además de que el Gobierno de Zaragoza tomó la decisión de que todos los autobuses urbanos que se incorporen al servicio deberán ser eléctricos.