Yonathan Amador Gomez

Ethos, 20 años de un proyecto outsider

Arturo Luna, Javier Resendiz y José Gurría-Cárdenas Gurri, provienen de distintas formaciones, con el común de sentirse hasta cierto punto unos ‘outsiders’, unos intrusos.

Ethos. Conjunto de rasgos y modos de comportamiento que conforman el carácter o la identidad de una persona o una comunidad. RAE

A inicios de los años dosmiles la inercia en el fortalecimiento del jazz mexicano tuvo un importante momento con la conformación de varias agrupaciones y la grabación de discos, que ahora podemos considerar como esenciales. Uno de esos grupos es Ethos y uno de esos discos, es su primer álbum homónimo (Urtext) grabado en 2001, hace 20 años.

Dios lo hace, decía mi abuela, y ellos se juntan. Arturo Luna, Javier Resendiz y José Gurría-Cárdenas Gurri, provienen de distintas formaciones, con el común de sentirse hasta cierto punto unos outsiders, unos intrusos. Coincidieron primeramente en la escuela de música Fermatta, en donde los tres daban clases y se juntaron, musicalmente hablando, con la idea de crear un proyecto en el que pudieran desarrollar ideas libremente y como dice Javier algo “fuera de lo convencional”: formar su Ethos.

En aquella época Arturo Luna había tocado durante un tiempo con Juan José Calatayud, con Vero Ituarte y Freddy Marichal, es decir había estado inmerso en las formas del jazz tradicional. Gurri tenía poco de haber regresado a México luego de estudiar en Berklee, así que no estaba muy conectado con la escena y buscaba “su tribu”. Javier, por su parte, se encontraba en un proceso de transición.

A manera de taller fueron trabajando temas; podían pasar horas tocando, incluso comenta Arturo que en una ocasión llegó hacia las 10 de la noche a un ensayo, Javier y Gurri estaban “arriba del caballo” ―expresión para referirse a que ya estaban en pleno jam―, Arturo se incorporó y para cuando se sintió cansado de estar de pie, ya eran las 8 de la mañana.

La forma en la que encontraron su ethos, esa zona común de acercamiento y de lenguaje, fue manteniéndose fuera de la corriente tradicional, librándose de los miedos a romper patrones. Así se fue confeccionando su primer disco, con tres standars y 6 temas originales, que pueden volarte de la cabeza; ejemplo de ello es la reacción que llegaron a tener después de una tocada en Alemania, en donde ellos confiados en que su música podrían encajar mejor, la respuesta los dejó atónitos: “eso no lo habían oído nunca”.

All the things you are de Jerome Kern, My favorite things de Rodgers y Hammerstein y Straight no Cheaser de Thelonious Monk, son los standards a los que se aproximaron y llevaron a un nivel fuera de lo convencional. De los 6 temas originales sería injusto sólo destacar unos cuantos, pero Sammarkanda y Ethos 11.09.01 son dos muestras del gran proyecto que significa el trío para el jazz nacional, por su nivel de improvisación y de composición de jazz contemporáneo, muy al estilo de la disquera EMC.

El trío grabó más materiales. Volvox (Urtext) es su segundo disco y en el que asegura Gurri “están a punto de turrón”. También musicalizaron en El Péndulo diversas películas silentes y dentro del proyecto Cinema Global, que la directora Paula Astorga tenía en el Festival de México en el Centro Histórico, musicalizaron en vivo la cinta silente Identidad.

A dos décadas de distancia Javier Resendiz destaca que tanto el trío como el disco son “un resultado muy natural de lo que somos cada uno de nosotros y luego los tres juntos”. José, Javier y Arturo con Ethos aportaron al jazz mexicano una sonoridad fresca, contemporánea, con matices y sobre todo con la libertad de crear conceptos e ideas más allá de un canon establecido.

COLUMNAS ANTERIORES

Agua Dulce para apaciguar los tiempos
Vico Díaz, inspiración en la tradición

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.