Victor Manuel Perez Valera

Jeffrey Long: Evidencias del más allá

Algunas manifestaciones de este tipo se dan bajo anestesia general que harían imposible una experiencia consciente.

Al título de este artículo habría que añadir el subtítulo: “Pruebas de la existencia de otra vida después de la muerte”. El Dr. Jeffrey Long, médico radiólogo e investigador de las experiencias de muerte cercana (EMC) ha obtenido elogiosos artículos en revistas como News Week, Wall Street Journal y otros. El Dr. Long es miembro de la Asociación Internacional de Estudios de este fenómeno, él y su esposa Jody coordinan el sitio web www.nderf.org que aporta datos científicos sobre este tema.

Esta página web contiene un cuestionario de cien preguntas, mediante el cual pueden detectarse los testimonios falsos. Las experiencias recopiladas por este medio abarcan a personas de todo el mundo, de diferentes edades, razas y religiones. Conviene sintetizar algunas de los nueve aspectos en que se manifiesta este fenómeno.

En primer lugar, las experiencias de muerte cercana se producen en personas inconscientes o clínicamente muertas. Segundo, lo que ven y oyen estas personas en estado extracorporal muy probablemente son realistas, ya que en muchos casos otras personas comprueban estos hechos. Una tercera manifestación es que las personas con deficiencias visuales o con ceguera (algunos de nacimiento), tienen una visión normal en estos fenómenos y a veces, incluso, superiores a la normal.

Algunas manifestaciones de este tipo se dan bajo anestesia general que harían imposible una experiencia consciente. Otro hecho muy extraño, que se cataloga en quinto lugar, es el autoexamen crítico de la vida, y en ocasiones aparecen hechos que habían sido olvidados.

En algunos casos, los que experimentan este fenómeno se encuentran con personas conocidas, generalmente parientes que ya fallecieron. Otros libros o ensayos sobre EMC no suelen tratar estas experiencias en niños más pequeños, en cambio, Long señala que es admirable que estos hechos son muy semejantes a la de los niños mayores o personas adultas En penúltimo lugar se recopilan experiencias de diversas partes del mundo, que no obstante la diversidad cultural, son muy semejantes. Por último, es muy común que los que tienen EMC experimentan algún tipo de conversión, algunos cambios notables en sus vidas que suelen ser bastante duraderos. Sobre este aspecto William Isaac Thomas acertadamente comenta: “si los hombres definen las situaciones como reales, estas se vuelven reales en sus consecuencias.

En esta línea, en ocasiones aparece el poder curativo de las EMC. Una señora, en Hong Kong, padecía de un linfoma de Hodgkin en fase 4. El director del área oncológica le había pronosticado 36 horas de vida. A continuación, la paciente relata lo sucedido: “cuando ingresé al hospital tenía el cuerpo lleno de ganglios linfáticos dilatados. Después de la EMC ni siquiera encontraron un ganglio de gran tamaño que indicara que había cáncer. Los médicos estaban muy intrigados, pero lo atribuyeron a que yo había reaccionado de inmediato a la quimioterapia. Como ellos mismos no eran capaces de entender lo que pasaba me sometieron a pruebas y más pruebas. ¡Las pasé todas perfectamente! …”

Conviene aludir al caso de un joven de 13 años que tenía un linfoma de Burkitt, muy avanzado. Su EMC y su curación fueron espectaculares.

Las conclusiones del libro de Long pueden resumirse en 5 aspectos. En la conciencia y la memoria existen muchos fenómenos que no se pueden explicar únicamente por el cerebro. Los argumentos de los escépticos no logran explicar cómo se producen las EMC. Todavía faltan estudios que profundicen el significado de estas experiencias y eso conduce al autor a seguir profundizando más sus investigaciones. En el fondo, y no es un salto al vacío, estas experiencias proporcionan valiosos indicios de que existe una vida después de la muerte y que el universo está guiado por una inteligencia de amor inmenso.

El profesor Long manifiesta que su estudio y su contacto con personas que han tenido EMC, le han proporcionado valiosos cambios: superación en su vida personal y profesional, y ahora asume su vida con “más valor y confianza”.

Además del libro de Long sugerimos la lectura de R. Moody Destellos de eternidad, y sobre todo, el de Pim van Lommel Consciencia más allá de la vida. Consideramos estos libros muy valiosos, pero no sustituyen la reflexión filosófica y las enseñanzas de la fe religiosa. Para esta última, la resurrección está en marcha, pues como dice Jesucristo: “Quien oye mi mensaje y da fe al que me envió, posee la vida eterna” (Jn 5, 24). Y aunque ésta desemboca en el más allá, debe ya comenzar a realizarse en el aquí y el ahora.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Es conveniente hacer una nueva reforma educativa?
Los jesuitas y la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.