Lo Básico

Los tiempos del campo

Los tiempos del campo se encuentran en punto, en el momento clave para la miel y el maíz, dos de los productos de relevancia en Yucatán.

El reloj de la mayoría de los productores del campo en México es el de la naturaleza, y en estos días ha marcado la hora de siembra y de cosechas.

En Yucatán, principal productor de miel en el país, el reloj del campo ha marcado la hora del cierre de cosehas de miel y en los productores agrícolas, los tiempos de la siembra.

Las lluvias impiden a las abejas pecorear y recolectar el polen para transformarlo en miel, así que llegada la temporad, el tiempo de cosechas de los apicultores finaliza.

Los registros de la Sader marcan que las cosechas del ciclo 2021-2022 de miel en Yucatán fueron de 13 mil toneladas, muy buenas comparadas con el ciclo anterior.

Los tiempos del campo han marcado el cierre del ciclo de la miel en Yucatán y vendrá el tiempo de cuidar a las abejas de las inundaciones, de los hormigones y de las enfremedades, para que logren llegar sanas al otoño, cuando las flores de las enredaderas y bejucos les permitan volver a pecorear y dar inicio a un nuevo ciclo, el 2022-2023.

El maíz

Y mientras las lluvias marcan el cierre del ciclo en la apicultura, representan el inicio para el maíz y la Milpa.

Desde hace unos días, las lluvias en Yucatán son francas, así que las tierras están siendo sembradas con maíz principalmente, pero en Milpa, donde se conjuga con los ibes, sandía, espelón, calabaza y otros cultivos que permitan el autoabasto de miles de productores.

Los datos de Sader registran que más de 100 mil hectáreas son sembradas con maíz en el ciclo primavera-verano, lo que significa que siembran en tiempos de lluvias para aprovechar las aguas y empezar a cosechar a finales de octubre, cuando se empiezan a realizan los preparativos para nuestros difuntos en la tradición yucateca conocida como Hanal Pixán.

En Yucatán 95 por ciento de las tierras dedicadas al maíz son en Milpa y son para el autoconsumo, aunque si hay buenas cosechas, se llega a la comercialización.

El ciclo primavera-verano 2021-2022 fueron sembradas 100 mil hectáreas y se lograron 100 mil toneladas de temporal.

Los tiempos del campo se encuentran en punto, en el momento clave para la miel y el maíz, dos de los productos de relevancia en Yucatán.

COLUMNAS ANTERIORES

El costo de la dependencia
Las promesas al henequén

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.