Lo Básico

Primera semana, primer mes

Contrario a la langosta, la temporada de pulpo pinta con buenas capturas y un precio alentador entre los pescadores.

En la pesca comercial, los primeros viajes a la mar van marcando el ritmo de la temporada, es cuando se definen precios por la oferta y la demanda.

Es en las primeras semanas de la temporada que se van dibujando los escenarios, y para dos de las grandes pesquerías de Yucatán: la langosta y el pulpo, ya se vislumbra con claridad cómo viene la temporada.

Ha transcurrido el primer mes de captura en la langosta y la primera semana del pulpo, las dos pesquerías comerciales de alto valor, que tiene el litoral yucateco.

La langosta, que comenzó la temporada de captura el 1 de junio, y que la mayoría de la pesca se realiza por pescadores ribereños en la costa oriente del Estado, ha tenido un primer mes difícil.

Los pescadores regresan con capturas 60 por ciento más bajas de lo habitual.

El primer día fue dramático, regresaron con 5 kilos, o 10 kilos de cola, luego de 8 o 10 horas en el mar y de buceo, ya que la captura es por medio de buceo.

Las bajas capturas de los primeros días arrojaron un precio de arranque de 680 pesos por kilo de cola, cuando cerró la temporada anterior en 660.

Sin embargo, la poca langosta que se ha obtenido y la demanda de la reactivación económica en la riviera maya llevaron el precio hasta 740 pesos por kilo de cola.

El primer mes de temporada de la langosta ha sido de bajas capturas con un precio atractivo para el pescador, pero deben pasar horas en el mar y buscando los puntos de cuevas para encontrar al crustáceo, que por varios motivos escasea este inicio de temporada, entre ellos el furtivismo.

La temporada de langosta en Yucatán va del 1 de junio al 28 de febrero del siguiente año y participan 80 barcos de mediana altura y mil 500 embarcaciones, el arte de pesca es buceo y arpón.

La primera del pulpo

La temporada del pulpo también ya dio muestras.

En una semana se dejó ver el festín pulpero que se tendrá en esta temporada del 1 de agosto al 15 de diciembre, y es que los pescadores ribereños regresan en la costa poniente hasta con 100 kilos, luego de 10 horas en el mar.

Y la demanda europea hizo pedidos previos al arranque, por lo que el precio al pescador está siendo de 110 pesos por kilo.

En el último momento se resolvió el tema de las certificaciones de Cofepris a las plantas congeladoras que exportan a Europa, y se dio certeza a los compradores y a los pescadores, sobre el destino de sus capturas.

Contrario a la langosta, la temporada de pulpo pinta con buenas capturas y un precio alentador entre los pescadores.

El arte de pesca es con cordel, plomos, jimbas y carnada, y suelen ir tres pescadores por lancha para lograr las grandes capturas.

Los datos de la Asociación de Exportadores en Yucatán son que se exporta 50 por ciento de las capturas de pulpo a Europa y recientemente a Estados Unidos y el resto se comercializa en el territorio nacional.

Y es la pesquería que genera más derrama económica entre los hombres de mar, porque reciben 90 por ciento de lo que pagan los europeos por cada kilo vendido.

Participan más de 12 mil pescadores, 550 embarcaciones de mediana altura y más de tres mil embarcaciones ribereñas.

Las muestras de la primera semana y el primer mes están dadas, la mesa está puesta, mamá naturaleza dio pulpo y la reactivación económica dio demanda de productos del mar, así qué hay precio y hay producto.

Vienen meses buenos para los puertos pesqueros, generación de divisas en la exportación y productos marinos para los consumidores desde la península para todo el territorio nacional.

¡Ahora sí, a disfrutar de unos pulpos en su tinta o una cola de langosta a la mantequilla, porque ya es temporada!

COLUMNAS ANTERIORES

El regreso de las ferias ganaderas
La clave es el consumidor, el último eslabón

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.