Salvador Garcia Linan

Los políticos y sus desatinos

Existen en México una gran cantidad de políticos y políticas que hablan únicamente, para no tener que pensar.

Era profesor titular del ITAM y participé en un Diplomado de Periodismo, siendo columnista de El Financiero, en su página de Opinión, dirigido entonces por el inolvidable Rogelio Cárdenas, quién nos repetía: “nunca olviden qué acontecimientos importantes se están llevando a cabo en nuestro país o se están presentando en cualquier lugar del mundo. (En ese Diplomado conocí a Víctor Piz).

En todo tiempo, siempre he recordado algunas de sus recomendaciones de Periodismo: “antes de escribir una columna periodística, deberán indagar primero, conociendo las necesidades de sus lectores, qué acontecimientos vitales están sucediendo en México o en el mundo, que les pudiesen interesar.”

Comparto las notas que he acumulado esta semana:

1.- Existen en México una gran cantidad de políticos y políticas que hablan únicamente, para no tener que pensar.

2.- Los políticos pretenden y desean convencernos qué se preocupan por los mexicanos y por sus necesidades. Que son como nuestros redentores. Casi como nuestros salvadores.

3.- ¿Cuántas horas han vivido, sufrido, analizado y comprendido los políticos nuestra problemática existencia?

4.- Por cada político “ingenioso”, nos hace falta un político honesto, humano e inteligente.

5.- ¿Cuántos políticos que parecen desear ser muy admirados, no cuestionan la realidad que nos atosiga ya que creen puntualmente en lo poco que aprendieron, como fósiles, en la Facultad de Derecho?

6.- No es que los políticos hayan dejado de hablar…Los ciudadanos inteligentes hemos dejado de escucharlos.

7.- Existen políticos tan ignorantes, que ante cualquier pregunta útil que se les hace, dirán: “No hay nada que agregar ni nada que aclarar.”.

8.- Sería de mucha utilidad que alguien escribiera un libro titulado: “Primeros Auxilios Mentales y Morales para los Políticos”.

9.- El grave problema de la deshonestidad de los políticos en México, es que muchas veces al votarlos, no podemos saber de inmediato y con anticipación sus negros antecedentes.

COLUMNAS ANTERIORES

Nuestra realidad
Por qué crees merecer el empleo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.