Construyendo

El déficit de mano de obra en la construcción, ¿Desafío invencible?

Raúl Asís analiza algunas opciones ante la falta de trabajadores de la construcción; así, habla sobre la capacitación y la búsqueda para que estos trabajadores puedan permanecer en ese sector.

El déficit de mano de obra en la industria de la construcción corre el riesgo de convertirse en una enfermedad crónica del sector, además de que hoy ya es un desafío complejo que requiere soluciones multifacéticas. A medida que las economías crecen y las ciudades se expanden, la demanda de construcción aumenta, pero la oferta de trabajadores calificados no siempre puede mantenerse al mismo ritmo.

Para abordar este problema, se pueden implementar varias acciones. En primer lugar, se debe invertir en programas de formación y educación técnica que preparen a más personas para trabajar en la industria de la construcción. Esto podría incluir programas de aprendizaje, colaboraciones entre empresas y escuelas técnicas, y subsidios gubernamentales para la formación en habilidades específicas.

Además, podría ser importante aunque de principio pueda sonar descabellado, promover la migración laboral legal y segura para cubrir los vacíos de mano de obra. ¡Claro que debe de combatirse la migración ilegal!, pero, los gobiernos podrían implementar políticas que faciliten la migración temporal de trabajadores calificados, siempre y cuando se respeten los derechos laborales y se proteja a los trabajadores migrantes de la explotación. Esto requeriría profundas reformas legales internacionales de amplio alcance, pero, ¿valdría la pena intentarlo?

La capacitación juega un papel crucial en este contexto. No solo se trata de capacitar a más personas para trabajar en la construcción, sino también de proporcionar formación continua para actualizar y mejorar las habilidades de los trabajadores existentes, además de otorgar estímulos suficientes para asegurar su permanencia dentro del sector. Los avances tecnológicos en la construcción, como la prefabricación y la construcción modular, también requieren que los trabajadores estén al tanto de las últimas técnicas y prácticas.

Adicionalmente, es fundamental romper con los estereotipos de género que han mantenido a las mujeres alejadas de la industria de la construcción. Promover la inclusión de las mujeres en la construcción no solo ampliará el pool de talentos disponible, sino que también contribuirá a reducir la brecha de género en el ámbito laboral y fomentará la diversidad y la innovación en el sector.

Sin embargo, abordar el déficit de mano de obra en la construcción no es solo una cuestión de aumentar el número de trabajadores disponibles, sino también de mejorar las condiciones laborales y la percepción de la industria. Muchas personas pueden ver la construcción como un trabajo físicamente exigente y poco gratificante, por lo que es importante destacar las oportunidades de desarrollo profesional, los salarios competitivos y la contribución significativa que hacen los trabajadores de la construcción a la sociedad.

La solución al déficit de mano de obra en la industria de la construcción requiere un enfoque integral que abarque desde la formación y la capacitación hasta la promoción de la migración laboral legal y la promoción de la equidad de género. Al abordar estos aspectos de manera coordinada y colaborativa entre gobiernos, empresas y la sociedad en general, es posible superar este desafío y garantizar un suministro adecuado de trabajadores calificados para la industria de la construcción en el futuro.

COLUMNAS ANTERIORES

Elementos clave de la transición energética y sus desafíos en México
Desafíos económicos y de sostenibilidad que la construcción debe vencer

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.