Construyendo

El valor adicional de una casa de alto desempeño

El equipamiento de alto rendimiento incrementa realmente el valor de una casa entre un 2.5 y un 14 por ciento.

El Reporte 2021 sobre Agentes Inmobiliarios y Sostenibilidad, que emite la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios de Estados Unidos, mostró que 57 por ciento de los agentes no está seguro o no sabe que el equipamiento de alto rendimiento incrementa realmente el valor de una casa; y 16 por ciento incluso cree que ese atributo no tiene impacto alguno en su valor, comparado con el de otra casa similar en tamaño, ubicación y características constructivas en general, pero sin las prestaciones que permiten calificarla como de alto desempeño.

Pero, ¿qué es realmente una casa de alto desempeño?

Es aquella que es construida o renovada de acuerdo con ciertos principios científicos de construcción, para hacerla más confortable, favorecedora o protectora de la salud de sus ocupantes, segura, durable y eficiente en el uso y consumo de recursos para su operación, en comparación con otra casa regular.

La importancia de que los profesionales inmobiliarios reconozcan el valor añadido que tiene incorporar tecnologías, tanto pasivas como activas, para mejorar el desempeño de una casa, radica en que ellos son el elemento clave que conecta a los compradores con las casas.

Por el lado de los adquirientes, diferentes estudios y encuestas en la última década han mostrado de manera consistente que están altamente interesados en la eficiencia energética, en las energías renovables y en general en las funcionalidades que hacen a las casas más saludables, confortables y seguras.

De una lista de más de 170 elementos, contar con aplicaciones ahorradoras de energía o de generación con fuentes renovables, iluminación LED, dispositivos con certificaciones independientes como Energy Star®, o elementos que favorecen la conservación del agua, se encuentran entre los 10 preferidos y considerados como indispensables al momento de tomar la decisión de adquirir una vivienda.

Entonces, según estos datos, pareciera haber una desconexión entre lo que demanda el mercado y lo que le están ofreciendo los responsables de hacer esta conexión entre el producto y los consumidores. Esto podría estar revelando una enorme área de oportunidad para que los agentes de bienes raíces conozcan mejor estas características, que según estudios recientes agregan entre un 2.5 y un 14 por ciento al valor de una casa.

Una mejor capacitación y enfocar los esfuerzos de mercadotecnia y publicidad para destacar estas funcionalidades en las casas, puede generar un círculo virtuoso para que los diseñadores, constructores y desarrolladores implementen estas tecnologías que los compradores ya aprecian en una casa, y a los profesionales inmobiliarios les permita vender a un mejor precio, con mayor rapidez y generar clientes satisfechos.

Los efectos del calentamiento global pueden mitigarse con técnicas de diseño bioclimático en las viviendas, combinadas con nuevos materiales aislantes, dispositivos más eficientes en su consumo de electricidad y equipos de generación de energía renovable. La carbononeutralidad en la industria de la vivienda debe ser un objetivo perseguido, por su aporte de valor y por ser generador de oportunidades de desarrollo sostenible.

Raúl Asís Monforte González

E-mail: raul@mienergiamx.com

Facebook: Raúl Asís Monforte González

Twitter: @raulmonforteg

COLUMNAS ANTERIORES

Digitalizar procesos de construcción, ¿meta posible y alcanzable?
La cuarta, mucho más que la simple digitalización

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.