Trópicos

El macabro carnaval de Gertz Manero

Es evidente que las pifias de Gertz Manero ya son un peso para la 4T. El responsable de la Fiscalía ha entrado en una espiral de errores que le han orillado al callejón de la desconfianza.

Trabajadores de la Fiscalía General de la República consideran que es una persona prepotente, elitista, que no saluda de mano a nadie (incluso antes de la pandemia) y que la silla de su despacho es obsesivamente intocable.

Gertz Manero, responsable de la Fiscalía, ha entrado en una espiral de errores que le han orillado al callejón de la desconfianza. De seguir por esa implacabilidad, esa institución está sentenciada al fracaso.

Las sistemáticas inconsistencias son cada vez más preocupantes y alarmantes después de la descabellada forma de arbitrar la “investigación de los delitos y el esclarecimiento de los hechos”, fines centrales de este supuesto órgano público autónomo.

Se ha dedicado a poner contra el paredón de los acusados a familiares, investigadores, delincuentes de cuello blanco o a políticos, por igual… desarrolla un perverso juego, donde los resultados no se basan en evidencias, sino en crear escenarios para desgastar psicológicamente a sus enemigos en la arena pública y mediática.

En entrevista para esta columna, la doctora Gabriela Dutrénit Bielous, catedrática de la UAM y quien fuera coordinadora del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, de agosto de 2012 a julio de 2014, afirma sentirse amenazada por una denuncia “fantasiosa, falsa y sin fundamento jurídico”, por crimen organizado. Se siente asustada, no sólo por lo injusto del caso, sino también por lo inaudito.

Explica que el Foro Consultivo Científico y Tecnológico que se creó en 2002 auspiciado por el Conacyt, decidió crear, ese mismo año, una Asociación Civil (AC) para poder recibir recursos públicos, ya que los estatutos del mismo Conacyt lo impedían. De esta manera, se creó un mecanismo legal y transparente para que el foro pudiera operar y así cumplir con sus funciones.

Afirma que la AC es como cualquiera: tienes un conjunto de socios, en este caso, son las principales instituciones de ciencia, tecnología e innovación del país. Al mismo tiempo, el foro le presentaba al Conacyt actividades y planes de trabajo, y ellos mismos aprobaban los recursos.

Cada año, cuando el foro elaboraba sus informes financieros, tenían que ser auditados externamente… después, el Conacyt hacía nuevamente una auditoría interna, incluso revisaba los gastos la Secretaría de la Función Pública. Dutrénit Bielous insiste en que nunca hubo ningún tipo de señalamiento o irregularidad. Por ello, la desproporción de los señalamientos y la saña inexplicable.

El 4 de junio de 2021 llegaron a su casa (dos días antes de las elecciones) personas de la Fiscalía para confirmar su dirección, ya que le iban a hacer llegar un citatorio. Intuyó de inmediato que algo extraño iba a suceder.

Fue hasta el 24 de agosto cuando los 31 investigadores se enteraron que estaban acusados a través de una denuncia presentada por la actual administración del Conacyt, encabezada por María Elena Álvarez-Buylla. No obstante, nunca se imaginaron que esa denuncia presentada iba a ser por peculado, delincuencia organizada, lavado de dinero, uso ilícito de atribuciones y facultades. Considera que, por suerte, un primer juez no aceptó la denuncia, ya que carecía de todo fundamento. De lo contrario, los 31 investigadores se encontrarían presos en este momento.

A partir de ahí contratan a un abogado penalista. Uno de sus objetivos inmediatos fue conocer la carpeta de investigación para entender los argumentos y las pruebas contenidas. La Fiscalía las ha ocultado, lo que representaba una violación flagrante a sus derechos humanos.

El miércoles 6 de octubre, la doctora Dutrénit, quien en 2015 recibió el nombramiento de Profesora Distinguida por sus investigaciones en el campo de la Economía de Innovación y Cambio Tecnológico, compareció ante la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada. Se comprometieron a entregarle una copia de la carpeta de investigación a más tardar en una semana. Hoy se cumple esa semana.

La investigadora aclara que la estructura del presupuesto para el foro iba para programas y proyectos, como analizar los procesos de evaluación y coordinación que hace el Conacyt, y en donde participaban centenares de investigadores de todo el país. El 90 por ciento iba para esas propuestas, y sólo 10 por ciento para gastos de operación. Los datos de cómo se distribuían los recursos son públicos.

Concluye que todo esto que están viviendo los investigadores es una exageración y que existen una serie de hipótesis sin respuesta; al contrario, se siguen acumulando preguntas: ¿quieren asustar a la comunidad científica para que acepte cualquier cosa? ¿Qué necesidad hay de generar esta confrontación, en una comunidad científica que ampliamente votó por este gobierno?

Es evidente que las pifias de Gertz Manero ya son un peso para la 4T. La evidente falta de resultados para combatir la corrupción, y más bien usar de manera facciosa a la FGR para sus devaneos, le dejan solo y ausente de toda autoridad moral.

El autor es periodista mexicano, especializado en asuntos internacionales.

COLUMNAS ANTERIORES

Los papeles de la vergüenza
AMLO, el proeuropeo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.