Estructuras y Estrategias

¿Qué tan sustentable es la infraestructura que construye el Gobierno de México?

El acelerado inicio de las obras sin contemplar el adecuado cumplimiento con los lineamientos ambientales, se aleja de la agenda ambiental, especialmente el Tren Maya y la Refinería Dos Bocas.

El Grupo de Administración Ambiental de las Naciones Unidas emitió en 2022 los Principios Internacionales de Buenas Prácticas para la Infraestructura Sustentable: United Nations Environment Programme (2022). International Good Practice Principles for Sustainable Infrastructure.

A continuación, se apuntan los 10 principios rectores presentados en el documento y mi opinión de cumplimiento de las tres obras insignia de la 4T: el Tren Maya, el AIFA y la Refinería Dos Bocas, con cada principio.

Planeación estratégica para asegurar la alineación de las decisiones y políticas de infraestructura con las agendas globales de desarrollo sustentable y el cumplimiento ambiental.

Es obvio que el acelerado inicio de las obras sin contemplar el adecuado cumplimiento con los lineamientos ambientales, MIAs y ETJs, se aleja de la agenda ambiental, especialmente del Tren Maya y de la Refinería.

Prestación de servicios responsable, resiliente y flexible para atender las necesidades actuales de infraestructura, prever cambios e imprevistos sobre la marcha y promover sinergias entre proyectos y sistemas de infraestructura.

El Tren Maya y el AIFA parecen estar desconectado con las necesidades reales de sus sectores, y no generan sinergias entre el proyecto y el resto de la infraestructura del sector.

Evaluación integral de la sostenibilidad durante el ciclo de vida, incluyendo los impactos acumulativos de múltiples sistemas de infraestructura en ecosistemas y comunidades durante toda su vida útil, para evitar atarse a proyectos y sistemas de infraestructura con efectos adversos.

Al parecer, los tres proyectos carecen de una evaluación de impacto global de la infraestructura en ecosistemas y comunidades.

Evitar impactos ambientales de la infraestructura e invertir en infraestructura natural para utilizar la habilidad de la naturaleza en proveer servicios esenciales de infraestructura y múltiples beneficios a la gente y al planeta.

Los impactos ambientales del Tren Maya y la Refinería han sido devastadores y no se cuenta con inversiones en infraestructura natural que generen externalidades positivas de estas inversiones.

Eficiencia y circularidad de recursos para minimizar la huella de la infraestructura en los recursos naturales, reducir emisiones, desechos y otros contaminantes e incrementar la eficiencia y asequibilidad de los servicios.

Es evidente el incumplimiento del Tren Maya y de la Refinería con este principio.

Equidad, inclusión y empoderamiento a través de un balance entre la inversión en infraestructura social e infraestructura económica para respetar, proteger y cumplir con los derechos humanos y promover el bienestar, particularmente de los grupos más vulnerables o marginados.

La toma de decisiones en las tres obras ha sido totalmente desbalanceada y excluyente y sus impactos sociales hacia los grupos vulnerables no están claros.

Mejoramiento de beneficios económicos a través de la generación de empleo y el apoyo a la economía local.

No se cuenta con una evaluación ex-ante de los beneficios económicos y aún no operan o están muy subutilizadas las obras como para determinar sus impactos ex-post.

Sostenibilidad fiscal y financiamiento innovador para cerrar la brecha en la inversión en infraestructura y en un contexto de presupuestos públicos cada vez más restringidos.

La inversión de los tres proyectos está anclada en el presupuesto federal y ha generado endeudamiento adicional, sin una clara política de ingresos, cerrándole el paso a otros mecanismos innovadores de financiamiento.

Toma de decisiones transparente, inclusiva y participativa que incluye análisis de los involucrados, participación pública permanente y mecanismos de controversia para todos los involucrados.

El proceso de ejecución de los tres proyectos ha estado plagado de opacidad, exclusión y autoritarismo, sin mecanismos de réplica técnica, social o política.

Toma de decisiones basada en evidencia que incluye el monitoreo permanente del rendimiento e impactos de la infraestructura con base en indicadores de desempeño y la promoción de la difusión de datos con todos los involucrados

Las fallas, errores y retrasos de los tres proyectos evidencian la falta de seguimiento de indicadores reales e incontrovertibles de los mismos, con una tendencia clara a la opacidad y a la descalificación de los involucrados.

Para las Naciones Unidas, la OCDE, el BID, y otros organismos internacionales, que elaboraron el documento referido, creo que estamos REPROBADOS en la sustentabilidad de nuestra nueva infraestructura.

Marco  Garza

Marco Garza

Presidente y director general de EYEMEXICO.

COLUMNAS ANTERIORES

La situación problemática del corredor carretero México-Nuevo Laredo
El mantenimiento de nuestra red carretera

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.