Estructuras y Estrategias

La infraestructura y la gigafactory de TESLA

La privilegiada posición geográfica de nuestro país, el efecto nearshoring y el T-MEC son una oportunidad única para las industrias que buscan reducir costos logísticos.

Comentaba anteriormente que el incremento en la mano de obra en China, el impacto negativo de la pandemia en los costos logísticos y en la cadena de suministro, y recientemente la posibilidad de una confrontación bélica de gran calado, provocaron el fenómeno del nearshoring, que significa regresar gran parte de las inversiones lo más cerca posible a su país de origen: Estados Unidos.

La privilegiada posición geográfica de nuestro país, el efecto nearshoring y el T-MEC son una oportunidad única para las industrias que buscan reducir costos logísticos, aprovechar los mismos horarios de producción y garantizar la estabilidad de la cadena de suministro.

Tesla produce sus vehículos eléctricos en seis fábricas distribuidas en tres países: Estados Unidos, China y Alemania. La fábrica original de Tesla se encuentra en Fremont, Califormia y tiene otras 5 gigafactories, 3 en Estados Unidos (Nevada, Nueva York y Texas), 1 en Alemania y 1 en China.

Los medios de comunicación han revelado el posible interés del CEO de TESLA, Elon Musk, de instalar una gigafactory en México, en un aparente esfuerzo del fabricante para aprovechar las ventajas que la tendencia del nearshoring le brindaría a México.

Ahora bien, es de suponer que independientemente, de su estrategia de precios, el objetivo de Elon Musk es maximizar utilidades al captar la mayor parte el mercado de vehículos eléctricos global al menor costo posible de producción.

En este contexto, la decisión de ubicación de una planta industrial de esta envergadura debe tomar en cuenta factores como: Disponibilidad del terreno, disponibilidad de insumos, disponibilidad de mano de obra calificada, marco industrial, infraestructura y servicios, normatividad urbana, acceso al mercado e incentivos fiscales.

Tanto Estados Unidos como México, brindarán fuertes incentivos a Tesla para atraer su inversión y generar empleos, por lo que la disponibilidad del terreno, la normativa urbana y los incentivos fiscales no deberían ser un factor determinante para la ubicación de la planta.

En cuanto al resto de los factores, Estados Unidos aventaja a México en marco industrial, infraestructura y servicios, disponibilidad de insumos, disponibilidad de mano de obra calificada y acceso al mercado.

Sin embargo, la disponibilidad de algunos insumos y la mano de obra calificada tienen un costo mayor en Estados Unidos que en México y el costo de la mano de obra suele ser el factor determinante para la localización industrial en un contexto de maximización de utilidades.

Si la disponibilidad y el costo de la mano de obra calificada es el factor determinante, se presumen ventajas para México, lo cual podría aprovecharse por el gobierno federal y los gobiernos estatales para trabajar coordinadamente en aras de concretar esa inversión de Tesla que generaría empleos y una fuerte cadena de proveeduría que reactivaría una parte del sector industrial mexicano.

En México, las regiones donde hay capacidad instalada de la industria automotriz y por ende disponibilidad de mano de obra calificada o semi calificada para la industria de vehículos eléctricos son:

El Bajío, conformado por los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.

La región Centro, conformada por la Ciudad de México y los estados de Puebla, Morelos, Tlaxcala y Estado de México

El Norte, conformado por los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Tiendo a pensar que los estados donde se encuentra la mano de obra más calificada y con mayor disponibilidad para la industria automotriz y para toda su cadena de proveeduría, por el efecto de economía de aglomeración, son la Ciudad de México, el Estado de México, Jalisco y Nuevo León.

Si la disponibilidad del terreno, la normativa urbana y los incentivos fiscales fueran similares y la disponibilidad de mano de obra calificada y su costo fuera indiferente para TESLA en cuanto a ubicarse en la Zona Metropolitana de México, la Zona Metropolitana de Guadalajara o la Zona Metropolitana de Monterrey, ¿Cuáles serían los factores a considerar para ubicar su gigafactory?

Considero que serían tres: Marco industrial, infraestructura y servicios y el acceso al mercado

Marco industrial. En cuanto al marco industrial, en las tres grandes zonas metropolitanas hay una red industrial y comercial aceptable para soportar a proveeduría, la cadena de suministro y servicios auxiliares de Tesla, o pueden desarrollarse o recibir y acomodar a los proveedores internacionales de Tesla fácilmente.

Infraestructura y servicios. La infraestructura es la asignatura pendiente en México que representa un cuello de botella para el desarrollo y la localización industrial. Una red carretera mal conservada, falta de libramientos carreteros y ferroviarios, red ferroviaria incompleta, puertos subutilizados y ralentizados, suministro eléctrico insuficiente e inestable (además caro), falta de capacidad de saneamiento y manejo residual del agua, suministro inestable de energéticos, cruces fronterizos rebasados, aeropuertos inservibles (por cierto, los autos no se exportan por vía aérea), etc.

Acceso al mercado. En cuanto al acceso al mercado, tomando en cuenta que la infraestructura es insuficiente y está mal conservada tanto en el Bajío, como en el Centro como en el Norte, el factor determinante es la cercanía con Estados Unidos, que además representa mayor estabilidad en la cadena de suministro de insumos y la logística Tesla para llegar al mercado objetivo. Este factor favorece a la Zona Metropolitana de Monterrey o cualquier estado del Norte con conexión fronteriza a Estados Unidos.

En conclusión, nuestras únicas ventajas para aprovechar el nearshoring son el costo de la mano de obra y la cercanía al mercado de Estados Unidos, porque la infraestructura y los servicios en todo el país no están a la altura de lo que se requiere para aprovechar una oportunidad como la de recibir sin sobresaltos la gigafactory de Tesla u otros fabricantes.

Marco  Garza

Marco Garza

Presidente y director general de EYEMEXICO.

COLUMNAS ANTERIORES

La vulnerabilidad del sistema eléctrico en México
La respuesta a los otros datos: Una Ley Nacional de Infraestructura

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.