Costo de oportunidad

Medicina cubana

Después de su visita a Cuba, López Obrador anunció que traería a 800 médicos cubanos al sector de salud pública, argumentando que en México hay escasez de galenos.

El presidente de la República, después de su visita a Cuba, anunció que traería a 800 médicos cubanos al sector de salud pública, argumentando que “en México hay escasez de médicos”.

En los últimos días y desde el regreso del presidente de Cuba, ha habido un alud de críticas a esta medida. La comunidad médica reaccionó desmintiendo el dicho de AMLO. El presidente les obsequió a los galenos un comentario filoso en su homilía matutina, causando su enojo.

No tenemos la certeza de que los integrantes de las brigadas médicas venidas de Cuba sean médicos. No sabemos qué cuerpo profesional mexicano, o internacional, avaló sus conocimientos. Ni siquiera sabemos si hicieron un examen, como el del CENEVAL. Por otra parte, sabemos que el gobierno de la isla retiene la mayor parte de su sueldo, y que la familia del esclavo es rehén del Estado cubano, si este decidiera no volver a su país. El costo de los cubanos es excesivo; un artículo del embajador mexicano Pascoe Pierce, aparecido en Excélsior, mostraba que el pago entregado al gobierno de Cuba por la visita de estos trabajadores forzados es equivalente a 144,333 pesos mensuales por cada uno de ellos.

De acuerdo con el sitio comparacarreras.org, que mantienen con esmero mis colegas Pablo Clark y Fátima Masse, del Imco, con datos del Inegi, en México hay 451.2 miles de personas en la profesión médica, el 3.1 por ciento de quienes cuentan con carrera profesional. Los doctores son la décima profesión con más integrantes. Imco compara la relación entre el retorno y el riesgo de emprender esa profesión, y la evalúa como excelente en universidades públicas y buena en universidades privadas. Es decir, estudiar medicina es rentable.

En todas las profesiones hay a quien le va muy bien, regular y peor. En México, los médicos adjuntos a farmacias son pobres. Aun así, a los médicos en México les va mejor que a otras profesiones. Su tasa de desempleo es de 1.8 por ciento; el promedio nacional es de 4.6. Su tasa de informalidad económica es del 18 por ciento; el promedio nacional es de 55.8. Su salario promedio mensual es de casi 18 mil pesos, lo cual los ubica como la profesión mejor pagada del país. Se lo merecen. Estudian duro, al menos cinco años más que otros profesionales, y tienen jornadas largas y pocos días de descanso. ¿Por qué el gobierno de México contrataría a esclavos por ocho veces el costo promedio de un doctor mexicano?

De acuerdo con datos del Banco Mundial, México tiene 4.8 médicos por cada mil habitantes. Comparado con Estados Unidos, estamos bien: ellos tienen 2.6. Italia tiene 7.9 y Cuba tiene 8.3. El número de la Unión Europea en promedio es cercano al de México: 4.5.

El presupuesto público de salud en México en 2022 es de 793.95 miles de millones de pesos. En 2018, era de 591.17 miles de millones. Ha aumentado en 34 por ciento en términos nominales desde la administración anterior. La inflación acumulada de diciembre de 2018 a abril de 2022 ha sido de 17.3 por ciento. La inflación se ha comido la mitad del incremento presupuestal. Hay que tomar en cuenta que la desaparición de los mecanismos financieros del Seguro Popular y la emergencia por covid-19 tuvieron un impacto en los recursos para la salud. En la parte privada, los costos se han elevado; según fuentes privadas, la inflación de la medicina privada es hasta cuatro veces la general. Los oligopolios hospitalarios contribuyen a estos incrementos, que han puesto a prueba la viabilidad de los seguros médicos privados.

Algunas conclusiones: 1. México abolió la esclavitud en 1813, por proclama de Morelos. El artículo 2º de la Constitución de 1917 la prohíbe. La contratación de esclavos cubanos en las condiciones en las que se hizo es violatoria de nuestra Carta Magna y de nuestra tradición. 2. No hay escasez de médicos. Somos comparables con el país promedio en la Unión Europea. Pero los costos de la atención médica se han disparado. Traer trabajadores cubanos caros y de dudosa calidad no ayuda a reducir costos. Podría pensarse que es un desvío de recursos de salud, si resulta que los esclavos en realidad no son médicos. 3. Hemos precarizado el trabajo de los médicos en el sector público, eliminando plazas y quitándoles herramientas y recursos. 4. La atracción de profesionales extranjeros, en cualquier disciplina, tendría que hacerse en condiciones competitivas, homologando grados y experiencia. 5. Alienar a la comunidad médica no abona en nada a la gobernabilidad. ¿Por qué el presidente los insulta? 6. La Cofece debe investigar la estructura de mercado de la industria hospitalaria privada.

COLUMNAS ANTERIORES

Colombia siniestra
Pemex ‘riquín canallín’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.