Se acabó
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se acabó

COMPARTIR

···
menu-trigger

Se acabó

06/03/2020
Actualización 06/03/2020 - 14:14

Rara vez los sexenios duran los seis años completos. Algunos terminan un poco antes de tiempo, otros apenas empezando. El origen es siempre un imprevisto frente al que no se tiene capacidad de reaccionar.

Carlos Salinas, el presidente más popular de la historia en el quinto año de gobierno, perdió todo en el último, con el asesinato de su candidato presidencial. Muy poco después, se convirtió en el villano favorito de todos los que habían creído que México estaba ya encaminado al primer mundo.

Ernesto Zedillo sufrió el golpe a menos de un mes de estar en la oficina, y aunque durante 1995 fue discusión pública si terminaría o no el sexenio, con el apoyo de Estados Unidos, el inicio del TLCAN, y la apertura democrática, logró cerrar su gobierno en buena situación, y sigue siendo uno de los presidentes mejor recordados por muchos.

Vicente Fox inició con una popularidad casi tan amplia como la del actual Presidente, pero no logró mantenerla por mucho tiempo. Fracasó en su intento de construir un nuevo aeropuerto en Texcoco, y ese evento, tal vez sumado al cambio de orientación estadounidense, producto del ataque a las Torres Gemelas, dejó su sexenio en apenas dos años de intenciones, y cuatro de navegar a donde dijera el viento.

Felipe Calderón sufrió la duplicación del precio del maíz en su primer año, y la Gran Recesión para fines del segundo. En ambos casos logró salvar la situación, en buena medida debido a un equipo económico de primer nivel. Sin embargo, el gran crecimiento de la violencia en su sexenio lo sigue persiguiendo hasta el día de hoy.

Enrique Peña Nieto tuvo la fortuna de iniciar con un gran acuerdo nacional, el Pacto por México, que sacó adelante las reformas que tenían 15 años discutiéndose. Pero la evidencia de corrupción de la 'casa blanca', y después el mal manejo del ataque criminal en Iguala (mejor conocido como Ayotzinapa), lo dejó prácticamente sin gobernar los últimos tres años de su administración.

Ningún presidente había llegado con tanto poder y popularidad como López Obrador. Tres meses después de su triunfo se instaló un Congreso en el que tenía mayoría calificada en Diputados, y casi lo mismo en Senadores, contaba con más de 20 congresos locales, lo respaldaba un voto mayoritario que se convertía en popularidad de 70 u 80 por ciento. Con ese inmenso capital político, decidió concentrar todo el poder en su persona. No sólo todas las decisiones relevantes, sino todo el discurso público, a través de sus eventos matutinos. Al apostar por toda la gloria, López Obrador concentró en su persona toda la responsabilidad.

Un año y medio después, ha fracasado.

Lo más relevante es la incapacidad de mostrar la más mínima empatía por las víctimas de una violencia que él aseguró que terminaría durante su primer año de gobierno. No sólo no ha presentado una solución razonable a este problema, sino que además ha tratado de trasladar la responsabilidad a las víctimas.

Creó desabasto en medicinas y material médico, que ahora se magnifica frente a la potencial pandemia del coronavirus. Hundió innecesariamente la economía en recesión, ampliando la vulnerabilidad que hoy sufrimos frente a ese mismo choque externo. Ha tirado cientos de miles de millones de pesos en empresas y proyectos absurdos, debilitando unas finanzas públicas de por sí ruinosas.

La caída en popularidad, los reclamos públicos que sufre, no son otra cosa que una señal clara de que su gobierno ha terminado. Como los anteriores presidentes, seguramente continuará el plazo legal correspondiente. Pero lo hará sin margen de maniobra, sin capacidad de decisión, sin herramientas. Pero él decidió cargar con todo, buscar la máxima gloria. No le queda sino asumir la derrota en esa misma soledad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.