Resolver lo importante
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Resolver lo importante

COMPARTIR

···
menu-trigger

Resolver lo importante

16/02/2018
Actualización 16/02/2018 - 13:01

Una última reflexión acerca de los salarios, porque no quisiera que se quedara con la idea de que esta columna cree que los mexicanos ganan mucho. No es así. De la ENOE podemos saber, sin duda, que 80 por ciento de los mexicanos ganan menos de cinco salarios mínimos mensuales. En los datos del IMSS, la proporción ronda 75 por ciento. Ese es el problema importante en términos de ingresos de los mexicanos.

Como usted ya sabe, la pobreza a nivel mundial se ha reducido de forma muy importante en los últimos años. A inicios de este siglo, 30 por ciento de los seres humanos vivía con menos de 1.90 dólares diarios (700 dólares al año) y más de 66 por ciento con menos de 5.50 dólares al día (dos mil al año). Para 2013, último dato disponible, en el primer grupo había ya 10 por ciento y menos de 50 por ciento en el segundo. Los datos son del Banco Mundial.

A nivel de países, los últimos datos comparables son de 2011, y el Pew Research Center construyó una base interesante, utilizando dólares de paridad de poder adquisitivo (PPP). En ese año, 15 por ciento de las personas en todo el mundo vivía con menos de dos dólares diarios. En México, era 3.0 por ciento. La pobreza extrema no es un problema grave en nuestro país, desde esa perspectiva. Con un ingreso que va de dos a 10 dólares al día vive 55 por ciento de la población mundial, pero casi 60 por ciento de los mexicanos. Ahí estamos mal. Pero en donde realmente tenemos un problema serio es en el siguiente grupo: entre 10 y 20 dólares al día, es decir, entre tres mil 500 y siete mil dólares al año, en números redondos, vivía en 2011 cerca de 12 por ciento de personas en el mundo, pero en México era 25 por ciento de la población.

Es decir, el problema que tenemos con el ingreso de los mexicanos no es la pobreza extrema, sino la pobreza 'normal', por ponerle un nombre. Y esto tiene que ver con el ingreso laboral que comentábamos al inicio. Cinco salarios mínimos en 2017 equivalían, ya transformando por paridad de poder adquisitivo e incluyendo aguinaldo, a 15 mil dólares al año. Apenas 25 por ciento de los trabajadores formales supera esa cifra, y menos de 20 por ciento del total (es decir, incluyendo informales).

Creo que es muy importante entender la diferencia porque mucha de la discusión pública sigue siendo alrededor de programas sociales. Esos programas son fundamentales para eliminar la pobreza extrema, y algunos han servido bastante bien (especialmente Oportunidades). Pero con ellos no se resuelve el dilema en que vive la gran mayoría de mexicanos, ese 75 por ciento que no es pobre en extremo, pero que no puede pasar del equivalente a 15 mil dólares PPP.

Primero, necesitamos entender que la informalidad está muy asociada al fenómeno, pero no es lo único. Es más, todo indica que la informalidad es resultado y no causa. Segundo, no se resuelve elevando el salario mínimo, como se demostró en este año. Tercero, hay una variación geográfica monumental: en Guerrero, 92.5 por ciento de los asalariados está por debajo de los cinco SM; en Estado de México es 81 por ciento; en Querétaro o CDMX, 66 por ciento; en Nuevo León, de 63 por ciento. De las variantes institucionales y culturales de cada entidad, estoy convencido, se puede aprender mucho.

Si en lugar de seguir discutiendo programas sociales o salarios mínimos, que tendrían sentido en un país con inmensa pobreza extrema, nos concentramos en cómo lograr que en un periodo razonable (diez años) la proporción de mexicanos con ingresos inferiores a 15 mil dólares anuales PPP sea sólo del 50 por ciento, estaremos de verdad resolviendo un problema relevante, y no una creencia inútil.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.