Nueva realidad
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nueva realidad

COMPARTIR

···
menu-trigger

Nueva realidad

17/03/2020
Actualización 17/03/2020 - 10:48

La pandemia de coronavirus complicará los servicios de salud en el mundo entero, y por lo mismo causará decenas de miles de muertes. Al momento de escribir esto, hay 180 mil contagiados en el planeta, y han muerto ya más de 7 mil personas. Para evitar el colapso de los sistemas de salud, se han impuesto restricciones al movimiento o incluso cuarentenas en regiones o países enteros. Todo esto tiene un costo.

En China, en ocho semanas se logró controlar la epidemia (que desafortunadamente ya había salido). En esas ocho semanas, la actividad industrial se contrajo -13.5 por ciento; las ventas al menudeo, -20 por ciento, y la inversión, en -25 por ciento. Es decir, entre enero y febrero, China sufrió una contracción en el PIB cercana a -20 por ciento. Italia y España han cerrado por completo la actividad pública, lo que implica la caída absoluta del turismo, que es responsable de 10 y 12 por ciento del PIB, respectivamente. Si se logra controlar también ahí el brote en ocho semanas, como en China, esto será prácticamente mayo. Es perfectamente posible esperar una contracción en el PIB de esos países del orden de -15 por ciento, al menos, para ese tiempo.

No tenemos idea de qué tan rápida puede ser la recuperación, porque un golpe de ocho semanas no es fácil de administrar para nadie. Si suponemos que el rebote será más o menos rápido (seis meses), la estimación para todo 2020 rondaría caídas de entre -6 y -7 por ciento para los países mencionados.

Por eso las bolsas se han hundido como en 2009, porque enfrentamos una crisis similar en magnitud, al menos con lo que sabemos hasta hoy. Puede ser peor, pero no mejor. Por eso cada vez que Trump menosprecia el problema, al mismo tiempo que la Fed baja tasas agresivamente, queda claro que no se tiene idea y el miedo crece.

Aunque México no ha promovido medidas de aislamiento tan estrictas (apenas la próxima semana se generaliza el distanciamiento), es de esperar una caída fuerte en turismo, en servicios en general y en manufacturas, debido al efecto global. No había signos de recuperación en inversión, y creo que ahora habrá menos. Tal vez por eso Barclays y Moody’s han sugerido una contracción de nuestra economía del orden de -2 por ciento para este año.

Utilizando como referencia lo ocurrido en 2009 (donde además de la crisis global tuvimos nuestra epidemia de influenza), me parece que podemos esperar que la contracción de la economía ronde -3.8 por ciento para este año, con el peor momento en el segundo trimestre, donde podría alcanzar -9 por ciento, y una menor caída en el tercero, con -4 por ciento.

Para México, hay un golpe adicional por la caída de precios de petróleo, resultado de la guerra comercial. Seguimos sin saber cuántos barriles y a qué precio cubrió Hacienda, de forma que no se puede estimar el boquete completo de las finanzas públicas, pero con la información disponible, Pemex estará perdiendo más del doble del año pasado, y la recaudación tendrá una caída importante. Si además se suma la depreciación de la moneda en más de 20 por ciento, la probabilidad de que las calificadoras mantengan grado de inversión es muy remota.

Sin el grado de inversión, habrá un ajuste cambiario adicional, que implica presión en precios, y una reducción general de riqueza de los mexicanos, lo que debe provocar una caída adicional en demanda. Tal vez el Banco de México reduzca tasas, pero dudo que ayude mucho. El gobierno no puede aumentar gasto, porque no tiene dinero. Si lo tuviera, es justo el momento para destinarlo a salud, pero de verdad.

Así está la nueva realidad, lo lamento.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.