AMLO: Los buenos y los malos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO: Los buenos y los malos

COMPARTIR

···
menu-trigger

AMLO: Los buenos y los malos

04/12/2019

Pareciera que vivimos en México una película de caricaturas, donde siempre hay buenos y malos, o un partido de béisbol, en el cual los partidarios de un equipo dicen que los contrarios son tramposos. La realidad se ignora o deforma por esas visiones contaminadas por el odio y el fanatismo.

Hay quienes consideran que todo lo que hace o dice el Presidente está mal, solo lo insultan y descalifican. En tanto, los adictos al Presidente justifican y aplauden todas sus actuaciones sin razonarlas o medir sus consecuencias. Califican a sus críticos, sin rebatir sus argumentos, de “conservadores”, “neoliberales” o “fifís”. Pero al final del partido, como decía el Mago Septién, comentarista de béisbol, solo queda la frialdad de los números, que permite conocer con más objetividad los resultados.

Más allá de “dimes y diretes”, en el primer año de gobierno del presidente López Obrador cayó la inversión, el crecimiento, el empleo, el producto por habitante, la captación del ISR por falta de crecimiento, el poder de compra de la clase media, humilde y la bolsa de valores, fuente de financiamiento de las empresas. Se incrementó la incertidumbre, inseguridad y violencia. Noviembre de 2019, el mes más violento del que se tiene registro: 2370 asesinatos,79 cada día. Se reducen los abrazos y aumentan los balazos.

De la correcta identificación de las causas de esos males dependen que se frenen. Si responsabilizamos a factores que no los originan, como pasa con las enfermedades, se agravan.

No cabe duda que la herencia de unas finanzas públicas saqueadas, un PEMEX quebrado y endeudado irresponsablemente, influyeron en la situación actual, pero no son su principal causa. Tampoco el entorno internacional, sino las decisiones equivocadas del actual gobierno, como la cancelación del aeropuerto de Texcoco y de las rondas petroleras, que pusieron en entredicho la seguridad jurídica, el cumplimiento de los contratos pactados y el respeto a las leyes vigentes.

Si no hay claridad y certeza del rumbo del gobierno, no reconoce sus errores, culpa de ellos al pasado o a factores externos, y siempre encuentran un “chivo expiatorio” para atribuirle la causa de cada problema económico que surge, será difícil que se retome estructuralmente la ruta de la inversión, el crecimiento y del empleo productivo en México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.