Luis Pazos

Aguas con el agua

México tiene el porcentaje más bajo de acceso al agua potable por habitante entre los países más grandes de América Latina.

El acceso al agua potable por la población en México tiene el más bajo porcentaje de habitante con acceso al agua potable entre los países más grandes de América Latina.

La población con acceso al agua potable en Chile es de 99 por ciento; en Puerto Rico, también del 99; Brasil, 87; Costa Rica, 81; Colombia, 74; Ecuador, 67; Honduras, 65; Paraguay, 64; Guatemala, 56; Perú, 52; República Dominicana, 45 y México, 43.

Chile, Puerto Rico y Brasil abastecen de agua potable al doble del porcentaje de ciudadanos que en México.

El monopolio estatal de la CFE es uno de los principales responsables de la escasez de agua en el agro, pues es el sector que más utiliza la energía eléctrica para extraer agua de los pozos, pues no le llega la electricidad o le sale muy cara.

Un agricultor me comentó que necesitan energía eléctrica para sacar agua de los pozos, pero la CFE, que según ellos la manda el sindicato, no les conecta el agua si no les dan dinero al personal de la CFE para que le conecten la electricidad de líneas cercanas.

Es injusto atribuirle al gobierno de Morena toda la responsabilidad de la escasez de agua en las zonas humildes, rurales y en las ciudades, que tiene también otras causas, como la falta de lluvias. Gracias a las pipas que venden agua no es peor la situación, sí para los más pobres, quienes no tienen recursos para comprarles agua.

La escasez de agua provocó enfrentamientos violentos en el norte del país, además de manifestaciones y cierre de carreteras en varios estados, entre ellos, Morelos.

La escasez de lluvias empeoró la escasez de agua, pero el principal responsable es el gobierno socialista de Morena, que descuidó la inversión en el agua por dedicarse al manejo de empresas estatales, como Pemex, que pierden dinero, pero benefician a sus directivos, amigos, parientes o socios.

COLUMNAS ANTERIORES

Desvíos millonarios de la 4T
Morena destruye México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.