Luis Pazos

Militares, ¿a cuarteles o calles?

Las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional deben combatir de manera cotidiana a la delincuencia organizada, como ya sucede en varias partes del país.

Hay grupos civiles que pregonan ‘los militares a sus cuarteles’. Entonces, ¿para qué sirven?, solo para defendernos de una poco probable invasión de los EU y solo salgan a desfilar una o dos veces al año, mientras cada día los delincuentes ganan terreno y extorsionan a millones de pequeños y medianos empresarios, e impartan ‘justicia’ a su modo.

En el Ejército de México hay 260 mil 773 soldados, en la Armada de México o Marina 87 mil 556 y en la Fuerza Aérea Mexicana 30 mil 517. En total, 378 mil 846. Hay quienes dicen que todos ellos deben estar en sus cuarteles y solo salir a desfilar el 16 de septiembre.

La Guardia Nacional, compuesta por 118 mil es la que está 100 por ciento en la calle. El ejército está presente solo en zonas donde los delincuentes tienen prácticamente tomadas algunas ciudades y zonas rurales.

El lema del presidente AMLO, que en fondo es deseable, de “abrazos, no balazos”, se interpretó en la práctica como una actitud pasiva de los militares, quienes no deben abrir fuego hasta que les dispararen ‘los malos’.

Esa orden presidencial provocó malestar y muertes en el Ejército, y de hecho poco se respeta.

Hay dos posiciones extremas, una que el Ejército no salga de sus cuarteles; la otra que haga las mismas funciones que la policía. Ni la una ni la otra.

El Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea no están solo para desfilar o intervenir si hay una invasión de EU, Guatemala o Cuba, sino para garantizar la seguridad de todos los mexicanos en cualquier lugar de la Republica, cuando los delincuentes rebasen a las policías locales y estatales, o para evitar llegar a esos extremos.

La organización que interviene permanentemente para ayudar a mantener el orden en todas partes de la Republica es la Guardia Nacional, que tiene 118 mil miembros. Pero siguen en aumento los homicidios, secuestros y extorsiones en casi todo el país, lo que muestra que no es suficiente la Guardia Nacional, también es necesaria la presencia del Ejército, como ya sucede en algunas partes del país.

Años de formación de los soldados, marinos, y de estudio de sus oficiales no es para que permanezcan en los cuarteles, sino para que cotidianamente el Ejército, la Marina y la Guardia Nacional combatan a la delincuencia organizada y a la desorganizada. Y que la Guardia Nacional mantenga su actual organización, pero pase a formar parte del Ejército.

COLUMNAS ANTERIORES

Dar gracias y progreso
Inestabilidad jurídica en México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.