Luis Pazos

Revocación o reelección

No es necesaria una consulta “para que siga AMLO”, pues constitucional y democráticamente ganó una elección que le garantiza la presidencia hasta 2024.

Al analizar los motivos y objetivos de la consulta popular de revocación de mandato, llegamos a la conclusión que su finalidad real es crear un entorno legal que facilite la reelección en 2024, pues no hay ninguna necesidad ni justificación en realizarla en 2022.

No es necesaria una consulta “para que siga AMLO”, pues constitucional y democráticamente ganó una elección que le garantiza la presidencia hasta 2024.

No necesita ganar popularidad, pues a pesar de sus errores, que le han restado popularidad entre la clase media pensante, difícil de comprar, y la más perjudicada en los primeros tres años de gobierno, tiene controlado el ‘voto verde’ del campo, donde en su mayoría son pobres y dan su voto a cambio de ayudas.

Según encuestas, AMLO tiene actualmente más de 50 por ciento de simpatizantes. Si ya cuenta con la mayoría, y lo sabe, y ningún partido de oposición le pide su renuncia, no tiene sentido una consulta “para que siga AMLO”.

Para qué gastar 3.3 mil millones del INE y más de dos mil millones por parte de Morena y de los gobiernos de Morena para tapizar todos los pueblos y ciudades de la República con espectaculares, bardas y mantas, invitando a la población a votar en la consulta populista de revocación. La propaganda viola la legalidad e imparcialidad de esa consulta electoral. El INE ordenó quitarla, pero el gobierno no le obedeció, violando flagrante la ley.

Cuánto se podría hacer con los más de cinco mil millones de pesos gastados en la revocación de mandato, cuántas medicinas se podrían comprar, cuántos kilómetros de caminos asfaltar, cuántos policías, miembros de la Guardia Nacional o del Ejército, contratar y armar mejor, para frenar la creciente delincuencia, asesinatos y extorciones, récord en México.

Los asesores del presidente, muchos de los cuales le trazan un camino parecido al de Venezuela, parece que buscan darle a la revocación de mandato el mismo uso que le dieron Chávez y Maduro en Venezuela, y Evo Morales en Bolivia. Con la revocación de mandato apoyaron sus reelecciones.

Aunque el presidente López Obrador dijo que no buscará la reelección, legalizar la revocación de mandato y tener un efecto vinculatorio, le abre la puerta a otra consulta en 2024, donde se proponga otra vez, que “siga AMLO”, pero por dos años más. La recomendación es no votar en esa consulta.

COLUMNAS ANTERIORES

Pemex y CFE quiebran a México
Morena es un Primor

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.