Luis Pazos

Vacunación: lenta y burocrática

El gobierno neosocialista de la autollamada cuarta transformación utilizó para ganar votos en las elecciones del 4 de julio la vacunación contra el Covid.

El gobierno neosocialista de la autollamada cuarta transformación utilizó para ganar votos en las elecciones del 4 de julio la vacunación contra el Covid, para lo cual dio previamente al gobierno su monopolio: ‘yo solito para que me cuelguen la medallita’. No solo se reservaron la vacunación para el gobierno sino al comienzo armaron brigadas con chalecos de Morena que organizaban la vacunación y pedían la credencial de elector. Fue tan burda y grotesca la politización de la vacunación que llovieron críticas en medios de comunicación.

Suprimieron la ostentosa presencia de miembros de Morena en los centros de vacunación, pero mantienen el monopolio estatal y piden una serie de requisitos burocráticos: credencial de elector, copia impresa de la cita obtenida vía internet, comprobante de domicilio, CURP y tener la edad programada para ese día. Colas de horas para llegar a vacunarse en muchas partes y días para conseguir todos los papeles solicitados. Ante esa lentitud y papeleo, más de 2 millones de mexicanos, según datos de la Ssa, la mayoría de clase media prefirieron vacunarse en Estados Unidos, donde solo les piden su nombre y una identificación, y en minutos los vacunan sin importar su domicilio o nacionalidad.

Esa rapidez se debe en gran parte a que en EU no solo vacuna el gobierno, también miles de empresas privadas: Walmart, Walgrens, Target, hospitales privados y más de 40 mil farmacias. En EU se aplican en promedio 3.3 millones de vacunas diarias; en México 350 mil, nueve veces menos. Únicamente en la semana previa a elecciones aumentó la vacunación diaria a un millón 640 mil, lo que confirma su politización.

Al 10 de septiembre de 2021 en EU se había vacunado a 53 por ciento de la población, en Canadá 68.3 por ciento; en Chile a 72.4 por ciento, en El Salvador 47.2 por ciento, en Argentina 39.4 por ciento, en Brasil 34 por ciento y en México a 29.7 por ciento, proporción que representa menos de la mitad que el porcentaje de Canadá o Chile. Para consuelo del gobierno, en África solo vacunaron a 3.1 por ciento de la población, Nicaragua 3.9 por ciento y en Venezuela a 11.6 por ciento. Fuente: Our Word in data. (12/8/2021).

La mentalidad izquierdista de muchos de los funcionarios de la 4T, que desprecian todo lo que huela a empresa privada, y el afán de que el pueblo le agradezca solo al gobierno la vacunación, y les haga olvidar que las vacunas las compraron con dinero de los impuestos, es la causa de muchas muertes que se podían haber evitado si hubieran instrumentado la vacunación conjuntamente con la sociedad civil.

COLUMNAS ANTERIORES

AMLO: Errores en la CELAC
AMLO, colapso evitable

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.