Presidente de la Conasami

¡Hay que dejar de usar rangos de salario mínimo!

Es evidente que más personas ganan hoy el salario mínimo, pero es porque sigue incrementándose de manera sustancial. No implica estén en una situación más precaria.

Hace unos días salió en primera plana del periódico El Universal: “Ganan salario mínimo 19 millones de trabajadores”. En la nota se hace referencia a que, debido al incremento del 22 por ciento al salario mínimo de este año, aumentó en 5.3 millones el número de personas que ahora ganan el salario mínimo. Posteriormente mencionan que cada vez hay menos personas que ganan más de 5 salarios mínimos y más que ganan hasta un salario mínimo, lo cual implica precariedad laboral.

Este artículo es completamente incorrecto, la persona que fue entrevistada no entiende bien lo que implican los incrementos al salario mínimo. Como he mencionado en otras ocasiones, el salario mínimo ya no es sinónimo de precariedad laboral como lo era hace 10 años. Es evidente que más personas ganan hoy el salario mínimo, pero es porque sigue incrementándose de manera sustancial. Lo anterior no implica que los trabajadores estén en una situación más precaria.

Por ejemplo, un trabajador que ganaba 150 pesos diarios en 2021 se encontraba en el rango de entre uno y dos salarios mínimos en dicho año. A partir del primero de enero de este año, el trabajador empezó a ganar 172.87 pesos diarios. Si bien el trabajador se encuentra en el rango de trabajadores que ganan hasta un salario mínimo, su ingreso se incrementó; ahora gana 695 pesos más al mes.

En el mismo sentido, resulta incorrecto usar como referencia cuántos trabajadores ganan más de 5 salarios mínimos para decir que hay precariedad laboral, ya que nuevamente, los rangos no son comparables. La forma correcta de poder comparar año con año es fijar el rango de salarios mínimos en el valor de un periodo específico. Como se observa en el cuadro, si fijamos los rangos con el salario mínimo vigente en 2021, el número de trabajadores que gana hasta un salario mínimo ha disminuido casi en 2 millones de 2019 a la fecha. En contraste, los trabajadores que ganan más de 5 salarios mínimos se han duplicado.

Población en edad de trabajar ocupada

Cuarto trimestre de cada año

Por rangos del salario mínimo vigente en 2021

Rango201920202021
Hasta 1 SM15,311,22913,910,86513,661,940
Desde 1 y hasta 2 SM15,487,83615,311,74419,940,225
Desde 2 y hasta 3 SM4,042,0084,129,9297,742,940
Desde 3 y hasta 5 SM1,824,4521,964,0373,552,820
Más de 5 SM664,078768,1711,299,638

Construido con valores del salario mínimo en término nominales

Fuente: Cálculos propios con microdatos de la ENOE y ENOE N del INEGI


Algo similar ocurre con la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación (TCCO) de INEGI que utiliza también rangos de salario mínimo y considera a algunos trabajadores en el rango de un salario mínimo como precarios. Esta tasa de precariedad laboral se ha incrementado 5.1 puntos del inicio de 2019 al último trimestre de 2021. Sin embargo, si utilizamos rangos fijos de salario mínimo para hacerlo comparable año con año, la tasa cae en 5.4 puntos; es decir, el resultado es opuesto a lo que sugieren los datos calculados por INEGI.

Es sumamente importante entender bien cómo funcionan los indicadores económicos al hacer reportes, artículos y publicar noticias, porque se crea mucha confusión innecesaria que se puede solucionar simplemente aclarando qué es lo que se quiere medir. Pero, sobre todo, es urgente que se deje de usar los rangos de salario mínimo como medida de precarización o bienestar laboral; siempre es mucho más conveniente utilizar el salario real. Se puede revisar el salario real promedio, e incluso por deciles, para poder entender qué está ocurriendo con el ingreso de los trabajadores. La realidad es que, bajo cualquier indicador, el salario promedio en México ha crecido en los últimos años.

COLUMNAS ANTERIORES

Conflicto global e inflación en América Latina
Plan contra la inflación y la carestía para cuidar la economía popular

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.