Los fracasos aéreos de la SCT
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los fracasos aéreos de la SCT

COMPARTIR

···

Los fracasos aéreos de la SCT

10/06/2019
Actualización 10/06/2019 - 11:40

Señoras y señores, ya pueden dormir en paz, pues gracias al desorden y la falta de estudios serios, un juez otorgó un amparo con suspensión definitiva para que no se haga trabajo alguno en Santa Lucía. Léase, NO tendremos aeropuerto comercial en esa base militar –fanfarrias, porras y ovaciones. Ahora bien, la pregunta que salta es: ¿qué sigue? Hasta donde tengo entendido, sacarán todos los vuelos oficiales y de carga del actual AICM y construirán una nueva terminal, sí, la T3. Texcoco no está perdido del todo, les apuesto mil a uno que quien gane el próximo sexenio, sea quien sea, y del partido que sea, lo echará andar otra vez, ¡me canso ganso!

Recordará usted que el año pasado, antes de que AMLO tomara posesión, usó como uno de los argumentos para decir que el aeropuerto de Santa Lucía podía operar junto con el actual AICM, un quesque estudio de la empresa NavBlue, de Airbus, que dijo que sin bronca los dos aeropuertos podían funcionar. Luego, el 28 de febrero, el secretario Jiménez Espríu declaró que ahora sí estaba estudiando el espacio aéreo (o sea, ¿que antes no?).

Acto seguido –y como ya le había contado– pregunté al INAI sobre la contratación de NavBlue. La Sedena, Seneam, Presidencia, SCT, DGAC y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México me respondieron por ESCRITO, que no existían contratos con esa empresa francesa. Sí, usted leyó y comprendió muy bien, ¡antes del inicio del sexenio ya estaban trabajando con NavBlue sin contrato!

Luego, el lunes 29 de abril, la SCT dio a conocer que habían firmado con NavBlue y con otra empresa francesa, Aeropuertos de París, para hacer los estudios de operaciones aéreas, así como el plan maestro de las obras en Santa Lucía.

Por lo que volví a preguntar, ¿cuándo y cómo escogieron a NavBlue?, ¿cuántas y cuáles empresas concursaron?, y ¿dónde están las copias de esos contratos? Y no me lo van a creer: Presidencia, la SCT, SENEAM, la DGAC y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México me contestaron ¡que no existe esa información! Y la Sedena pidió más días para responder; el nuevo plazo vence este jueves 13 de junio.

Así pues, al ingeniero titular de la SCT, le hicieron corto las cuentas y sus archivos.

Por si a usted le quedan dudas de qué es eso del espacio aéreo y los flamantes trabajos de NavBlue, les presento las carreteras del aire de la 4T. Cualquier parecido con el juego de la viborita, es mera coincidencia.

Fíjense que a William Shaw, quien vivía en Medellín, la familia Alemán lo invitó a dirigir a Interjet en México. Y aunque no están para saberlo, casi desempacado, se encargó de abrir su propio vuelo a Medellín y así, además de llevar turistas, mató víbora en viernes, pues ya le quedaba más fácil y más barato ver a la familia y a los cuates. Enhorabuena, ¿no? Además, déjenme platicarles que después de que a la aerolínea le fue mal con 22 aviones rusos de la marca Sukhoi, quesque por broncas de mantenimiento, ahora con un buen préstamo que le aprobó la 4T, ya tienen para comprar más aviones. Y, ¿qué cree? Que para celebrar la llegada del más nuevo Airbus A320, don Willy lo bautizó poniéndole la matrícula con sus iniciales XA-WJS. ¡Órales!, este sí es un jefe poderoso y anda de fiesta.

La paja en el ojo ajeno, la viga en el tuyo propio.

Y ya que hablo de los temas aeronáuticos, ¿se acuerdan del contratista estrella, José María Riobóo y esposo de la ministra Yasmín Esquivel? Sí, el mismo que se aventó la celebre frase: los aviones no chocan sino se repelen. Qué le cuento, que este refrán: La paja en el ojo ajeno, la viga en el tuyo propio, le queda justo a la medida, pues, y aunque no estén para saberlo, déjenme platicarles que su colegio, el Westhill, en la calle de Cárpatos, en las Lomas de Chapultepec, pegado al helipuerto de la Policía de la CDMX, tiene invadidos casi 5,000 metros cuadrados de la tercera sección del Bosque de Chapultepec para canchas deportivas. Obvio, el delito ya prescribió, pero de que se hizo de ellas ilegalmente, lo hizo.

Le haría bien a AMLO recapacitar lo del aeropuerto, está a tiempo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.