Sobremesa

AMLO humilla a la GN en Acapulco

El presidente está en Acapulco con los banqueros, pero no voltea a ver a los miembros de las Fuerzas Armadas que viven sin agua, ingiriendo comida echada a perder y en espacios inadecuados.

Hay algo que quieras decirle al general secretario Luis Cresencio Sandoval?

“Que si pensaron en mandar tanta gente a Acapulco hubieran previsto instalaciones con lo mínimo indispensable que necesita un ser humano como: agua, luz, sombra y un lugar fresco para vivir”.

¿Cuántos días llevas en Acapulco?

103 días. Se supone que el despliegue máximo es de 90 días y debo ser relevado, pero el MEGNA no nos revela, por lo que somos negocio para ellos. Todo lo venden. Se supone que los uniformes, botas, equipo que necesitamos para operar en las calles debe ser administrado, pero aquí todo es negocio.

¿Qué es el MEGNA?

Es el Mando Especial de la Guardia Nacional de Acapulco. Son los jefes y generales que se encargan de la operatividad de la zona.

Esta columna podríamos decir que es el seguimiento de la que publiqué justo hace dos semanas: Ni el pueblo, ni los delincuentes y menos el gobierno nos respetan: Guardia Nacional, en la cual mi fuente era parte de la Guardia Nacional adscrito por la Secretaría de Marina y hoy mi fuente es adscrito por la parte de Sedena.

Justo hoy por la noche el presidente López Obrador, creador de la Guardia Nacional, estará en Acapulco clausurando la Convención Bancaria número 87.

Hoy olvide el café y vaya directo al shot, verá la indignación

¿Tú te enlistaste en la Guardia Nacional o en Sedena?

“Para entrar a la GN, hay que causar alta en la Sedena, la GN en sí es la misma Sedena, pero los mandos de la GN se enfermaron de tanto dinero que han podido robar y por eso limitan todo lo nuestro”.

Cuando ustedes se enlistan en la Sedena es para dar su vida por la patria y no es una frase retórica, ¿ustedes están para dar la vida por el Estado mexicano, es cierto?

“Así es, entregamos todo por servir a México. Sacrificamos estar con la familia, entregamos nuestra libertad y nuestra voz por servir, para que seamos tratados de esta manera. Y todavía tengamos que agradecer que estamos viviendo bien, según el MEGNA”.

¿Qué sientes de que venga el Presidente con los banqueros y a ustedes no los haya ni volteado a ver, y sus generales y superiores los traten así?

“Impotencia, se supone que somos la creación del partido del Presidente de la República, pero no nos han tratado como si fuéramos una fuerza armada.”

Supe que un compañero suyo se suicidó en el baño por las condiciones en las que viven y que muchos están deprimidos, ¿qué me puede decir?

“Así es, le negaron las licencias para ir a atender sus problemas familiares y sentimentales, además se le juntó con la carga del trabajo, el estrés y terminó tomando la decisión”.

¿Pasó algo?

“Nada. Les valió. Les valemos”.

Tras inhalar y exhalar y tragar saliva me enseñó una foto y prosiguió,

“En esta foto estábamos en Chilpancingo vivíamos en el estacionamiento de la Fiscalía. No teníamos donde bañarnos o lavar la ropa. No teníamos con qué cubrirnos del frío porque no se nos permitió llevar cosas. Nos mandan a distintos lugares sin nada, porque no hay transporte suficiente para el personal o su equipo de viaje, entonces siempre adonde llegamos es estar comprando todo desde cero”.

¿Te compro algo que haga falta?

“No se preocupe, yo sólo quiero que seamos tratados como personas, como los que pertenecen al Ejército que portan el uniforme verde”.

“Cuando estábamos viviendo en la unidad deportiva Acapulco teníamos que tomar agua de una alberca para poder bañarnos o lavar, cuando llegué a vivir a Sello Rojo había que comprar pipas de agua para llenar tinacos y poder bañarnos o lavar; aquí donde me encuentro tenemos agua de cisterna”.

Siéntese bien

¿Qué es Sello Rojo?

“Es un depósito de carga de tráileres, en Ciudad Renacimiento, en Acapulco; es un lote baldío donde sólo lo vieron espacioso y ahí nos fueron a abandonar.

Otro fuerte

“Esto es la Unidad Deportiva Acapulco. Vivíamos en las gradas de la alberca y otros compañeros vivían en las gradas en una cancha de futbol. En esa alberca es donde tenemos que tomar agua para bañarnos y lavar; se puede ver el estado que está en la alberca. Hoy vivimos en unas bodegas donde no nos da el sol directo, pero como no hay ventilación y somos como 200, el bochorno del calor es insoportable. Uno enciende el ventilador y lo único que circula por la bodega es el aire caliente. Los compañeros que tienen su horario de recorrido durante el día pueden descansar en la noche porque está más fresco, pero los que tienen su horario de recorrido durante la noche y tienen el día para descansar, ya no descansan debido al sofoco que se siente”.

Inhalen y exhalen

“El MEGNA mandó un oficio diciendo que todos los elementos en Acapulco los quieren con el uniforme impecable, el chaleco limpio y las botas lustradas. Pero no comprenden que nosotros no gozamos las comodidades de ellos. Los mandos tienen aire acondicionado, baños personales y su propio menú de comida”.

Otro fuerte

“A nosotros, el batallón, nos mandan comida, pero como no hay dónde refrigerarla, nos sirven la comida echada perder”.

Por eso están tan deprimidos y flacos, imagínense vivir así. Ellos no son criminales, ellos son partes de nuestras Fuerzas Armadas.

Además, les tienen prohibido vestir ropa de deporte o sea short y playera. ¡Es inhumano! Sólo lo puede hacer el personal femenino.

Más o menos el gasto que cada elemento de la GN hace por todo su equipo, en casco, botas, uniformes, lámparas, visores, etcétera, parecido al que les dan en Sedena es de 16 mil pesos.

¿Se hablaba que los de Semar decían que los de Sedena tenían que pagar por todo? Pues aquí me confirman que para salir de vacaciones tienen que soltar mil pesos.

Hoy el día a día de la GN desplegada en Acapulco es como de un elemento de seguridad privada. La ciudadanía les grita peyorativamente “guachos, guachos mugrosos”, de hecho, déjenme decirles que ha habido muchos enfrentamientos entre los ciudadanos de Acapulco con la GN, porque no los quieren y ellos tienen que mostrar la cara dura y estar ahí, permanecer, porque les están ordenando.

Por cierto, el comisario jefe es

J. Inés Meléndez Estrada

Mando Especial Acapulco

Sectores 3 y 4

General secretario Luis Cresencio reaccione, es su gente y yo, como millones de mexicanos, una vez más, les pedimos disculpas por estas humillaciones.

¿Para esto quería bastón de mando?

COLUMNAS ANTERIORES

A propósito del Cruz Azul
Los otros datos de Sedena

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.