Sobremesa

El presidente de la CNBV, usurpador, acosador y misógino

Desde su nombramiento en 2021, Jesús de la Fuente Rodríguez se ha visto envuelto en un torbellino de acusaciones que, lejos de disiparse, sólo han crecido en número y severidad.

Café con piquete

Noventa por ciento lealtad y 10 por ciento capacidad, y si se puede menos, ¡mejor!

Qué les cuento, que el titular de la CNBV, Jesús de la Fuente, no tiene la legitimidad para ser presidente de la comisión. ¡Así como lo están leyendo! Usurpó funciones el titular de la comisión, pues…

Inhale y exhale

No cumplió con el requisito que señala la fracción II del artículo 15 de la Ley de la CNBV, que dice que debía tener cinco años de experiencia en cargos de alto nivel en el sistema financiero.

Shot doble de hidalgo

Antes de que lo nombrara la SHCP, de Ramírez de la O, se dedicaba a dar clases en la Facultad de Derecho de la UNAM, por lo que llegó a la comisión sin tener la expertise que requiere el regulador del sistema financiero.

Y ojo, eh, esta ilegitimidad está documentada por la Dirección General de Cumplimiento y Responsabilidades del Inai, en el acuerdo del 16 de febrero de 2024, dentro expediente RRA 3730/23.

Ahora ¡ya entendemos el porqué la comisión no da una!

Además, súmele que llegó a quitar al personal calificado y con experiencia en la materia, para meter a sus amigos y compadres; ejemplo de ello es el actual director general de Visitas de Investigación, Pedro Alfonso Aceves Adán, quien desempeñaba el cargo de “operativo” en la SEP.

Ya también entendimos el porqué sucedió el quebranto de Yox Holding, con el cual muchas personas perdieron su patrimonio frente a las narices de la CNBV, sin que ésta hiciera nada, por decir lo menos. Baste recordar que la propia comisión emitió un comunicado el 2 de marzo de 2022, a través del cual informó que Yox Holding no contaba con autorización para captar recursos del público en general; entonces, ¿por qué no la investigó siendo que está facultada para hacerlo?

¡Siéntense bien!

Pero esto no fue lo peor, sino que se hayan desistido de la opinión de delito que ya habían emitido, debiendo considerar que la falta de capacidad, experiencia técnica y operativa, así como el actuar poco ético y transparente tanto del presidente como del vicepresidente jurídico de la comisión, Ángel Vargas, han llevado a que miles de personas hayan perdido su patrimonio, cuando en este caso puede existir una responsabilidad patrimonial del Estado a través de la comisión.

Pero bueno, esto sería sólo una astilla, pues de no cumplir con los requisitos para ser el director de la comisión, habría usurpado funciones y su firma no sería válida en ninguno de los documentos que firmó. Así de grave.

De hecho, desde su nombramiento, el 10 de noviembre de 2021, Jesús de la Fuente Rodríguez se ha visto envuelto en un torbellino de acusaciones que, lejos de disiparse, sólo han crecido en número y severidad.

Hoy en día el ambiente laboral dentro de la CNBV pareciera campo minado para empleados y empleadas por igual.

Inhale y exhale

Al grito de basta, las trabajadoras y trabajadores de la CNBV, bajo el manto del anonimato por miedo a represalias, han levantado la voz contra las prácticas abusivas de De la Fuente Rodríguez.

“Vivimos en un constante temor. Sabemos que hablar podría costarnos nuestro trabajo, o peor, convertirnos en el próximo blanco de sus ataques”, confesó una trabajadora bajo condición de anonimato. Este silencio forzado es el testimonio más elocuente del reinado de terror que Jesús de la Fuente ha instaurado en la CNBV.

De hecho, déjenme decirles que, según mis fuentes, existen varias denuncias en contra de Jesús, pero yo en mis manos tengo una, la 2021/CNBV/DE18, en la cual la Función Pública, a través de la licenciada Reina Clementina Uribe, titular del área de Quejas, Denuncias e Investigaciones, hacía preguntas como: ¿el ciudadano Jesús mantenía conductas inapropiadas?, ¿fue víctima de humillaciones o gritos o abuso?, ¿había ambiente hostil y de miedo?, la cual, increíblemente, fue rápidamente archivada, y me dicen que fue por la estrecha relación con figuras clave como Heidi ‘N’, de la Oficina de Integridad y Cumplimiento

Otro fuerte doble

Los testimonios son variados, tanto de hombres como de mujeres.

De hecho, déjenme decirles que Víctor C informó en la SHCP, hace un año, que el ambiente en la CNBV era de acoso, pero ni siquiera lo voltearon a ver. ¡Quihúboles!

El ambiente hostil ha llevado a un éxodo de talento tanto femenino como masculino.

Aunque actualmente intenta mantener un perfil bajo, consciente de que su posición está siendo cuestionada, el daño ya está hecho. Las huellas de su gestión están marcadas por el miedo, el silencio forzado y un clima de intimidación que permea todos los niveles de la CNBV.

Mientras Jesús de la Fuente Rodríguez continúa al frente, la CNBV se mantiene en una encrucijada crítica, enfrentando no sólo una crisis de liderazgo, sino también un cuestionamiento profundo a su integridad y eficacia como institución.

Los trabajadores y trabajadoras de la CNBV esperan que se haga justicia, no sólo por el bien de las víctimas, sino por la integridad del sistema financiero nacional.

¿Algo qué decir, secretario Ramírez de la O?

Se viste, él solo, de cuerpo completo

Como les informé el lunes, un presidente, por primera vez en la historia, cambió su presencia en “la bancaria”, de la inauguración a la clausura, en la noche. Esto jamás había sucedido; una clausura por la noche.

¿Será qué AMLO llegará de noche porque antes irá a ver a los damnificados de Otis? ¿O a su Guardia Nacional que él creó y que trabaja para él en el puerto en condiciones humillantes? ¿Los irá a abrazar y a darles ánimos? Yo creo que no.

Pero a los banqueros sí los irá a ver… No cabe duda que para la 4T, primero los pobres.

Por cierto, a Xóchitl Gálvez, después de ver a los banqueros, los hoteleros y restauranteros, le harán un superevento. Ah, ella comenzó su precampaña en Coyuca de Benítez y ¿Claudia Sheinbaum? ¡Bien gracias! ¡Ella sólo es la corcholata oficial!

COLUMNAS ANTERIORES

Los otros datos de Sedena
‘#VotarEsDeChingones y si votamos todos, ya ganamos’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.