Sobremesa

En la CDMX hay sólo dos opciones

Santiago Taboada, durante el arranque de su campaña el 1 de marzo, se refirió a la corrupción, el problema del agua y de la inseguridad en la capital del país.

“La primera: la de la clara continuidad, la de la clara corrupción, la de las claras tragedias, la de la clara violencia, la de la clara indolencia, la de la clara mentira, del pensamiento único, la que claramente está lucrando con la pobreza de la gente”.

“Y la nuestra: la que representa seguridad, justicia, calidad de vida, desarrollo, futuro, paz”.

Santiago Taboada, en su arranque de campaña al primer minuto del 1 de marzo junto al Ángel.

Quihúboles con el espectacular manejo del adjetivo clara que se aventó. ¿O no?

Ahí estuvieron acompañándolo, entre muchos más, los presidentes de los tres partidos de la CDMX, Andrés Atayde, Nora Arias e Israel Betanzo. Alcaldes que van por la reelección como Mauricio Tabe, Nora Arias, Lía Limón y suspirantes a mantener las demarcaciones como Alessandra Rojo de la Vega y Carlos Orvañanos, para Cuajimalpa. Así como Federico Döring, Vero Juárez, Margarita Zavala, Polimnia Romano, Silvia Sánchez Barrios, Mariana Gómez del Campo. Gente de sociedad civil como Ana Lu Medina y Fernando Belaunzarán. El líder nacional del PRD, Jesús Zambrano. Emilio Álvarez Icaza y, obvio, Jorge Romero, quien radiopasillo asegura será el nuevo dirigente de Acción Nacional.

Su discurso fue impecable y, dicho sea de paso, me gustó aún más que el del sábado, que fue bueno, ¡eh!

“Son ellos los autoritarios, los que cercaron este Ángel porque le tienen miedo a las mujeres, contra nosotros los demócratas, los que creemos en la libertad, en la diversidad, en el pluralismo que conforma esta alianza con el PAN, PRI y PRD y que encuentra su mayor fortaleza en el acompañamiento de la sociedad civil, esa que tomó las calles y las plazas, que hace dos domingos abarrotó el Zócalo, esa que avisó en 2021 que el cambio viene, que el cambio está aquí”.

Los aplausos no se hicieron esperar cuando decía que blindará toda la ciudad, como lo hizo en Benito Juárez, hoy por hoy la alcaldía más segura del país.

“Pues nos quieren vender que vivimos en una ciudad segura, pero”…

Inhale y exhale

“El 50% de la gente en esta ciudad ya fue víctima de algún delito y 10 de las colonias más inseguras son gobernadas por Morena”. ¡Ouch!

Obvio, habló también del problema del agua que Morena niega. Lo atenderá reparando fugas, reutilizándola y captando la de lluvia.

Un fuerte doble

“Vamos a hacer que el Metro funcione sin caerse a pedazos… sepultaron a 26 personas porque le quitaron el mantenimiento a la L12 y los responsables gozan de una cínica libertad”.

Y yo le agregaría: gozan de la cínica, pero clara libertad.

Ahora bien, el sábado pasado, en el Parque Bicentenario, estuvo aún más arropado con todos: Alito Moreno, Marko Cortés, Jesús Zambrano, Xóchitl… vamos, con toda la plana mayor del frente en el Parque Bicentenario.

Ahí, a diferencia del Zócalo, donde Claudia se quita de encima a la Brugada, Taboada y Xóchitl se abrazaron de verdad.

Las 5 de Taboada son:

-Seguridad.

-Agua.

-Transporte, y aquí además comentó que acabará con el Invea para que dejen de extorsionar a los transportistas. Que llegaremos al Azteca para el Mundial en Metro.

-Salud. No sólo aseguró que ningún niño en su gobierno morirá por falta de medicinas o tratamiento, sino que todos los niños que nazcan mientras él sea jefe de Gobierno contarán con un seguro universal.

-Emparejar la cancha. O sea, no sólo les darán a las mujeres el Salario Rosa chilango, sino que regresarán las estancias infantiles y las Escuelas de Tiempo Completo.

“Con esos cinco vamos a ganar la ciudad. Quedan 90 días. La ciudad avisa. La ciudad avisó en 2021 que el cambio viene. Esta Ciudad de México está lista… yo lo estoy. No lo duden, no, no lo duden, ¡les vamos a ganar!”.

Gran evento se aventó Santiago Taboada, no sólo porque lo vimos convencido, sino porque en el frente hay unidad y hay convicción de que tienen al mejor candidato.

Fuertes con botana

Daniel Ordóñez, candidato a la alcaldía de Iztacalco, me dijo: habrá un tsunami en la CDMX, estoy viendo las mismas condiciones que en 1997. Morena no está entendiendo o no quiere ver el enojo ciudadano. Por cierto, Daniel va contra Lourdes, sobrina de Quintero, léase puro show, ya saben, el nepotismo de los de la 4T.

Luis Mendoza, aspirante a la Benito Juárez, me dijo: no sólo voy a arrasar, sino que iré a Iztapalapa para decirles que se merecen vivir como los ciudadanos de mi demarcación. Pues ya ven que Clara Brugada parece que vive en BJ y no en Iztapalapa. Sobre la Cuauhtémoc, me cuentan que Alessandra no sólo está tejiendo a nivel de tierra, sino que, si logran mantener los votos del PAN y PRI de 2021, ganará.

¿Será?

De hecho, propios y extraños comentaban que por eso AMLO se está curando en salud y dijo la semana pasada que “la ciudad se está hamburguesando” (sic); quiso decir aburguesando.

Lía Limón también refrendará sin problemas. El que trae los problemas es López Casarín, no sólo porque nadie lo conoce, sino porque está realizando actos anticipados de campaña, ojo Instituto Electoral de la CDMX.

Otros que también ganarán son Giovanni Gutiérrez, de Coyoacán, y Mauricio Tabe, de Miguel Hidalgo, quien va solo, pues el mini-mi Torruco ni pinta, y él, Tabe, sí pintó la demarcación como el bastión de la oposición y del PAN.

La que anda trabajándole como hormiguita es Alfa Gutiérrez.

Ay, y cómo dejar de destacar que por sus discursos fue -después del candidato, obvio- Acosta Naranjo el rockstar del evento. Así como lo están leyendo.

Y no es por ponerle más limón (y no de los de Lía jajajajaja) a la herida, peeeeero clara-mente el acto de Brugada en el auditorio debió haber costado carísimo, no sólo algo que el INE debe de contabilizar, sino que no lo llenó; mientras que Taboada, en el Parque Bicentenario, reunió a 30 mil personas.

COLUMNAS ANTERIORES

La L12, un juego de niños frente al tramo 5 sur
Son los responsables de la ‘whole enchilada’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.