Sobremesa

Así las y los mexicanos defendemos nuestra democracia

Una vez más, cientos de miles de mexicanos tomaron las calles para defender la democracia, la Constitución y sus libertades. Y ninguno fue acarreado.

Mientras una vez más López Obrador nos quitó la bandera monumental, la de Palacio Nacional estaba enredada, y la de la Suprema Corte ondeaba libre y orgullosa.

Una vez más, miles de mexicanos tomamos las calles para defender la democracia, la Constitución y nuestras libertades.

El Zócalo nos volvió a quedar chico.

Frases de la marcha:

* “¡Hey, Taddei: la ley es la ley!”.

* “¡Oye, escucha, la democracia está en la lucha!”.

* “¡El INE no se toca!”.

* “¡El voto no se toca!”.

* “¡AMLO, escucha, estamos en la lucha!”.

* “¡Mónica Soto, queremos defender el voto!”.

* “¡¡¡Eres un traidor, López Obrador!!!”.

* “¡Al frente, al lado, aquí no hay acarreados!”.

* “¡Somos convencidos, no somos acarreados!”.

* “¿No que no? ¡Sí que sí, ya volvimos a salir!”.

* “¡Este palacio es nuestro, este país es nuestro!”.

* “¡Voto libre!”.

* “¡Fuera López!”. Y no podía faltar la tendencia mundial…

* “¡Narcopresidente!”.

Frases de Lorenzo Córdova:

- Hoy, desde el poder se pretende destruir esa escalera que lo llevó hasta lo más alto.

- Las instituciones sí se tocan, pero para mejorarlas.

- La Constitución y la bandera no son de nadie en particular; nos pertenecen a todos y todas.

- La democracia no depende de otros, sino de nosotros.

- Confiamos en el INE, pero los vigilaremos para que no se sometan al poder.

- Queremos una prensa libre.

- Aquí estaremos hoy y estaremos todas las veces que sean necesarias.

Ojo, siete de cada 10 mexicanos deben votar este 2 junio.

Hubo marchas en 102 ciudades, y además de los miles que hoy caminamos en la CDMX, si sumamos a todos, alcanzamos alrededor de un millón de personas defendiendo la democracia, la Constitución y las libertades. ¡Hay tiro!

Y ninguno fue acarreado.

COLUMNAS ANTERIORES

Les soltó la jauría de la muerte y le agradecieron
AMLO humilla a la GN en Acapulco

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.