Sobremesa

Tribunal Electoral: y sí, sí era un peligro para México y la SCJN está involucrada

La ministra presidenta de la SCJN, Norma Piña, está amenazando a los magistrados –vía WhatsApp– para que respalden a Reyes Rodríguez o, de lo contrario, actuaría contra los indicios de información “sucia” que tiene de los magistrados rebeldes.

El ambiente de crispación, encono y polarización que existe hoy en la vida nacional está permeando a todos los ámbitos de nuestra cotidianidad, y ahora le tocó al TEPJF, donde están todos contra todos. Así pues…

Les recomiendo leer esta historia con café extra grande con doble piquete, un sillón muy cómodo y dejar en silencio su celular

La semana pasada sorprendió, cuando el lunes, en lugar de estar en el informe que daría el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Reyes Rodríguez, tres de los cinco magistrados de este tribunal se fueron a desayunar –al San Ángel Inn– y postearon una foto para dejar en claro su desdén.

El mensaje, más que para Reyes Rodríguez, era para la anfitriona del evento: la ministra presidenta de la Corte, Norma Piña. ¡Así como lo están leyendo!

Y es que en el TEPJF traen muchos agravios contra la cabeza del Poder Judicial federal, al estarse entrometiendo en decisiones internas y estar atrás de “complots” en que la descubrieron infraganti.

Una historia que hasta ahora no se ha contado. Tómese su café con calma

Los problemas empezaron en el TEPJF dada la estrecha relación de su presidente Rodríguez con un connotado abogado y exsenador panista, quien ahora lleva la parte jurídica de la campaña de Santiago Taboada. Tienen la percepción de que desde la cabeza del tribunal se ayuda a hacer negocios con expedientes electorales. Todo esto, dicen, con aval desde la Corte, que estaría empezando a jugar un juego político ante la cascada de iniciativas legales con que la ‘4T’ está afectando al PJF: eliminación de fideicomisos, reducción de presupuesto y, la semana pasada, les quitaron el envío de cartas y telegramas gratuitos para los juicios, desde Sepomex y Telégrafos Nacionales.

A su vez, Rodríguez rompió toda comunicación con el secretario general de Acuerdos del TEPJF, con lo que las resoluciones se empezaron a empantanar, para luego, de manera unilateral, afectar al personal administrativo al reducirles los vales de comida, lo que lastimó a los niveles más bajos del tribunal, mientras él aumentó sus viajes al extranjero: Indonesia y Estados Unidos (NY, Chicago y Los Ángeles), entre otros lugares.

Inhale y exhale

También, cuentan, se están utilizando recursos del TEPJF para apoyar proyectos en el extranjero, como los de Beth Noveck, una exasesora del presidente Obama y su Governance Lab, que usa tecnologías para resolver problemas públicos, pero que poco tiene que ver con la impartición de justicia electoral en México. O, también, nadie entiende para qué el presidente Rodríguez hace eventos con redes de migrantes; es como si quisiera hacer un partido político, cuando esa función de enlace con migrantes le corresponde al INE.

Siéntese bien, no se me vaya a caer

Pero, por si lo anterior no fuese suficientemente delicado, lo más grave y lo que rompió el diálogo en el TEPJF es que la ministra presidenta de la SCJN, Norma Piña, está amenazando a los magistrados –vía WhatsApp, tal como lo hizo en su momento con el presidente del Senado, Alejandro Armenta, en mayo de este año– para que respalden a Rodríguez o, de lo contrario, la presidenta actuaría contra los indicios de información “sucia” que tiene de los magistrados rebeldes. Esta amenaza se vio como una injerencia inaceptable en la autonomía del TEPJF.

Y es que –agárrese– hay audios que probarían que la ministra habría azuzado a una colaboradora del TEPJF para presentar acusaciones por acoso laboral contra el magistrado del bloque opositor a Reyes, Felipe de la Mata, y contra la magistrada Mónica Soto por irregularidades administrativas. Esto, a manera de “romper” a los rebeldes.

¡Más piquete y menos café!

Pues la sorpresa es que esta funcionaria del TEPJF, que fue grabada –a la que no menciono para no victimizarla al haber sido un instrumento de sus superiores, pero que trabaja en la ponencia de Rodríguez– narrando cómo había ido a ver a la presidenta de la Corte y que eso de las denuncias por acoso era un ardid para ella tratar de avanzar laboralmente, ser magistrada regional y ayudar a desgastar a los funcionarios del PJF que no son cercanos a la Corte. ¡Quihúboles!

Sí, leyó bien y, por increíble que parezca, hay chats y audios de toda esta grilla.

Los chats no los han querido hacer públicos (aún) los magistrados rebeldes, pero varios los han visto.

De hecho, déjenme platicarles que –redoble de tambores– los audios están ya en la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, junto con una denuncia por intento de “extorsión” que presentaron colaboradores de la funcionaria grabada, al darse varios cuenta del perverso juego que habría en marcha y ante las dudas de la imparcialidad en los órganos de control del propio PJF.

En la denuncia (aquí les presento la carátula) se lee:

“… la intención de (la funcionaria judicial) consiste en generar un medio de presión… con el fin de transitar con éxito el proceso de selección de magistrada y obtener un beneficio laboral”, y desde luego en estos audios se cuenta la conversación que, a decir de la funcionaria judicial, se tuvo con la ministra Piña, y de mensajes que de ella habría recibido en lo subsecuente.

Ya sabe la mala opinión que tengo de la fiscalía de la CDMX, pero este caso –que por azar le llegó– pinta para ser una bomba política, pues hasta la presidenta de la Corte sería llamada a comparecer ante el MP.

Me parece muy indebida la crisis que se está generando al interior del TEPJF, en momentos que nos debieran dar certeza, cuando va en marcha el proceso electoral más grande en la historia del país. Pero luego de que los magistrados conocieron las acciones de la presidenta de la Corte, es entendible su malestar.

Váyase por un fuerte doble

Ya que hay rumores de que hoy, con el aval de la misma Corte, habría decisiones judiciales para que legalmente Rodríguez sea removido.

La realidad siempre supera la ficción

Esto sería otra intervención de la Corte en la autonomía del TEPJF, pero al parecer desde la presidencia de la Corte hay dos objetivos: mantener a Reyes para contener la crisis y sentar un precedente para que el día de mañana la propia presidenta de la Corte no sea removida por sus pares.

Así que la grilla está buenísima y, mientras tanto, todos los partidos políticos y el INE mirando lo que hoy sucederá en el máximo árbitro electoral del país.

PD.- Ya quítenle el celular a Norma Piña.

COLUMNAS ANTERIORES

A Mario Delgado lo investigan en EU por el huachicol
Así las y los mexicanos defendemos nuestra democracia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.