Sobremesa

El ISSSTE deja sin Fonacot a sus trabajadores

Los préstamos personales en el ISSSTE desaparecieron por arte de magia, con la llegada de la ‘4T’.

¡Así como lo están leyendo! Los préstamos personales en el ISSSTE desaparecieron por arte de magia, con la llegada de la ‘4T’, a pesar de ser una prestación de carácter obligatorio para empleados y pensionados.

Antonio, trabajador desde hace ocho años del instituto dirigido por el “comandante Z”, Pedro Zenteno, quien me pidió el anonimato por miedo, en entrevista me expuso el desamparo en el que han dejado a los empleados del ISSSTE a nivel nacional, luego de casi tres años negándoles los créditos de Fonacot, de los que anteriormente gozaban.

Antes, con los neoliberales, dirían los actuales directivos, todos -sí, leyó bien-, todos los trabajadores a lo largo y ancho de la República mexicana del ISSSTE podían afiliarse de manera gratuita a esa institución financiera del gobierno para adquirir créditos, cuyo monto y plazo eran definidos por el mismo empleado. Sin embargo, fue a finales de 2019 cuando, sin explicación alguna, dejaron de autorizarlos.

Lo peor, dijo, fue que los préstamos personales con los que el propio ISSSTE beneficiaba a sus trabajadores de manera directa, con el simple requisito de no contar con algún adeudo o crédito, también desaparecieron, pues ahora son otorgados únicamente por medio de un sorteo, dejando los derechos de sus trabajadores en manos de Dios y de la suerte.

“Al señor Presidente se le ocurrió la grandiosa idea, según él, de que los créditos que daba el instituto iban a ser por concurso… Entonces, ahora tienes que esperarte hasta que salgas sorteado para que puedas tener acceso a algún crédito. Yo tengo casi cuatro años que también, supuestamente, estoy sorteando y no, no he podido obtener ningún crédito, siendo que antes, sin ningún problema, acudías a tu delegación del ISSSTE más cercana y en máximo 72 horas ya tenías el dinero en tu cuenta”.

El meollo es que…

Los préstamos de Fonacot se suspendieron porque el instituto a cargo del “comandante Z” no pagaba. Mientras al trabajador se le descontaba en automático, vía nómina, por malas prácticas no pagaba de inmediato el ISSSTE a Fonacot. ¡Así como lo están leyendo!

Pero como en la ‘4T’ lo único seguro es que el Estado de derecho no existe, sin importarles que no pueden condicionar un derecho en un sorteo de algo que está plasmado en las Condiciones Generales de Trabajo, lo hacen y les vale.

Antonio lamentó que son miles de trabajadores a nivel nacional quienes se encuentran esperando a tener la suerte de “salir sorteados”, contrario a lo que presume el gobierno federal, que durante y a raíz del Covid-19 se incrementaron los derechohabientes beneficiados.

“Esto fue muy decepcionante y causó mucho problema en pleno auge de la pandemia, cuando mucha gente necesitaba recursos para comprar medicamentos, para pagar hospitalización, etcétera, y pues no, no pudo tener acceso a ese tipo de crédito que antes eran de ley”.

En un intento desesperado por conseguir una respuesta, Antonio presentó su denuncia ante el portal de transparencia del INAI y ante la Secretaría de Trabajo, pero sigue sin alcanzar la suerte. Incluso ha acudido infinidad de veces ante las autoridades del ISSSTE y del Fonacot, quienes sólo “se echan la bolita”.

“Por un lado, el ISSSTE le echa la culpa a Fonacot, mientras que, por otro, acusan que los préstamos se suspendieron por las malas prácticas en el ISSSTE, debido a que el instituto no le pagaba de inmediato al fondo, por lo que no se ha resuelto la conciliación que tienen ambas instituciones referente a los descuentos que le hacía cada una a los trabajadores”.

Ellos tienen otros datos

Otra de las razones por las que se especula desaparecieron los préstamos es que existía un nido de corrupción en el proceso de otorgamientos de créditos, pues varios trabajadores acusan que, para facilitar los trámites para solicitar uno, les exigían mordidas de hasta 10 mil pesos, cuando dicho trámite era completamente gratuito.

A pesar de no conocer a nadie que haya resultado ganador en los sorteos del gobierno, Antonio se mantiene con la esperanza de salir beneficiado algún día en estos concursos, pues ante la injusticia que significó que de la noche a la mañana les arrebataran un derecho que les correspondía, ya no le queda de otra más que esperar a tener suerte.

Ah, pero ¿qué creen?

Que, curiosamente, la persona que autoriza los préstamos a los empleados del ISSSTE es Yazmín Lehmann Mendoza, directora normativa de Prestaciones Económicas, Sociales y Culturales, quien casualmente, no por nepotismo, es hermana de Gabriel Lehmann Mendoza, el subdelegado médico de Querétaro, el mismo que viste y calza y que organizó una fiesta en la azotea de un hospital y que evidencié en este espacio y en redes.

Ah, y no es por echarle más limón a la herida, pero mis fuentes del instituto en Querétaro me reportaron que esta semana se quedaron sin sueros, analgésicos y antibióticos y ya no saben que darles a los pacientes.

El pasado, si bien no era un paraíso…

La entrega de préstamos era un calvario, ya que para que un beneficiario pudiera acceder a su derecho laboral tenía que pasar por un sindicato charro, como el del SNTISSSTE y agrupaciones adheridas a la FSTSE; sin embargo, con cierta melancolía y hasta conformismo me dice don Antonio…. al menos los teníamos.

COLUMNAS ANTERIORES

Time Ceramics y Grupo Modelo, dueños del agua de Hidalgo
Una cosa es doblegarse y otra quebrarse: Billy Álvarez

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.