Sobremesa

‘Caníbal: indignación total’

“No se entiende que los feminicidios son crímenes de odio”, dijo el ministro presidente Arturo Zaldívar a Lourdes Mendoza, previo al estreno de la serie ‘Caníbal’.

“No se entiende que los feminicidios son crímenes de odio, son crímenes que se hacen contra las mujeres por el hecho de serlo. Claro, mueren muchos hombres, matan a muchos hombres, aparecen muchos hombres en vía, pero no es el mismo tipo de crimen; no es un crimen de odio, no es un crimen por el hecho de ser hombres y eso hace la diferencia y la vulnerabilidad en que están las mujeres como tal es muy distinto, y esto no implica negar otros problemas del país, o que no nos interesen todos los homicidios que se llevan a cabo en México. Son lamentabilísimos, pero los crímenes de mujeres o crímenes de odio por el hecho de ser mujeres, creo que tienen una especificidad que tiene que ser destacada para poder combatirla, ya que, justamente, se llega a esto por una cultura machista, por una cultura en la cual los hombres pensamos que las mujeres son disponibles, que son un objeto para servirnos, que son inferiores, que las podemos acosar, que las podemos maltratar, que las podemos violar, y que incluso las podemos matar porque no pasa nada”.

“El feminicidio es el extremo de una cultura machista que empieza con los chistes, con las miradas, con los tocamientos, con el acoso, con los golpes, con la violencia, con las violaciones, hasta que se llega a estos extremos. Si nosotros no combatimos los feminicidios, como una conducta especial y gravísima, simplemente seguimos convalidando una cultura machista que discrimina a la mujer en todos los sectores de nuestra sociedad: en el hogar, en el trabajo, en la calle, en el transporte público, en los deportes, en las academias, en todos lados”.

“Y esos hombres que dicen eso, justamente, tienen esa visión machista de la sociedad: ‘es que también matan hombres’”.

Así me contestó el ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, a la pregunta sobre qué le diría a los hombres que dicen que diario matan a muchas personas y la mayoría son hombres. Entonces, ¿por qué debemos de hablar de feminicidios, si son los menos? Esto, tras ver dos capítulos de la serie ‘Caníbal’, que se estrena hoy a las 11 pm, en una transmisión extraordinaria por TV pública y privada.

Los capítulos que vi me dejaron sin palabras, pero lo peor fue pensar cómo ya pocas cosas nos horrorizan, que nos hemos acostumbrado a que existan crímenes todos los días; que haya 11 feminicidios a diario o que desaparezcan 20 mujeres todos los días y sean parte del paisaje y nadie las busque.

P LM.- ¿Por qué hacer una serie así?

R AZ.- ‘Caníbal: indignación total’ busca, precisamente, generar una reflexión y una llamada de atención; no es la idea provocar morbo, ni siquiera la idea es centrarse en este extraordinario caso, la historia son los feminicidios que están imparables en el país; la historia de este feminicida serial es sólo una ruta narrativa para tratar de entender.

P LM.- ¿Qué tiene que pasar en un país para que una persona mate mujeres por 31 años y no pase nada?

R AZ.- Si en este país eres mujer y eres pobre, te pueden desaparecer y nadie te busca, eso es lo que se demuestra con esta serie, nadie te busca. Las mujeres y niñas pobres de este país son invisibles, nadie las voltea a ver, nadie se preocupa por ellas, pero además de esta reflexión, de caer en la cuenta de que tenemos esta tragedia, a la cual no podemos habituarnos, la serie busca generar una reflexión sobre encontrar soluciones.

La SCJN está apostando a un cambio de cultura, es una apuesta a una reflexión de toda la sociedad mexicana, es una apuesta para elevar el costo a todas las autoridades y personas, entre las cuales me incluyo, para que hagamos las cosas diferentes. ¡Ya basta!

P LM.- No pueden seguir matando mujeres en México.

R AZ.- El Caníbal de Atizapán, por más de 30 años, se dedicó a matar mujeres y fue gracias al esposo de Reyna, una de sus víctimas, que lo atraparon. Pero, ojo, la Fiscalía no sólo revictimizó a la víctima al hacerla parecer su pareja, sino que cometió múltiples errores en la investigación.

En general, muestra cómo la Fiscalía del Estado de México –pero aplica para cualquier otra– no nos protege, no investiga y tiene una profunda desconexión con las victimas.

P LM.- ¿A quién va dirigida la serie?

R AZ.- Es un documental que está dirigido a toda la sociedad, con una narrativa e imágenes insinuadas para lograr una mayor profundidad de reflexión y conmoción, para conmover a la gente a una reflexión y no un rechazo hacia la serie.

Nuestras manifestaciones, dice Zaldívar, sí han servido…

“Sin ustedes en la calle no nos hubiera conmovido el drama de los feminicidios como lo ha hecho. Estamos aquí para llevarle el costo a las autoridades que tienen que tomar decisiones para decirles que ya no pueden voltear a otro lado, y que no vamos a dejar de insistir en el tema. Entonces no hay que perder la esperanza. Lo que ustedes han hecho y hacen todos los días no es en vano, el reto es enorme. Falta mucho por hacer, pero hay mucho que ya han ganado. Tienen derechos sexuales reproductivos que no los tienen en todos los países del mundo y no es un tema menor”.

A Javier Tejado Dondé le pregunté, previo al evento: “¿Estás emocionado?” Y me contestó: “Muy emocionado y nervioso. La serie va a impactar. No sabes todo lo (repugnante) que encontramos. Matan y desaparecen mujeres con total impunidad y hasta complicidades”. Esperamos que esta serie, con el apoyo de la Corte, ayude a cambiar lo que acontece en el país.

Conclusión

Zaldívar es valiente al exponer este caso que va a incomodar a las autoridades. Ojalá éstas hagan su trabajo y dejen de revictimizarnos. No es nuestra ropa, no es nuestra actitud, es la suya. MP, dejen de minimizar las denuncias y eviten los pretextos como el “seguro se fue con el novio” o “ya regresará”.

Basta ya. No nos callemos. Ni una más. Ni una menos.

COLUMNAS ANTERIORES

Los 90 años de la Guelaguetza
De México para Cuba: un millón de euros mensuales

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.