Sobremesa

Ningún votante es tonto

Los partidos deberán encontrar la llave de lo que los ciudadanos consideran ‘justo’ y que tampoco corresponde con la visión de AMLO de que la justicia va por encima de la legalidad.

En el último webinar de encuestadores de EL FINANCIERO, nuestro encuestador Alejandro Moreno, justo una semana antes de entrar en la veda electoral, me dijo: “Morena se llevará la mayoría simple, no la calificada, y daré un rango para gubernaturas, serán entre siete y 11 en el optimista”. Quihúboles con tu precisión. Le atinaste, le dije en entrevista.

AM.- No se trata de adivinarle, hicimos ejercicios que nos orienten y que nos permitan acercarnos a una realidad de manera probabilística; entonces recuerdo que dábamos escenarios y el más probable era el de la mayoría simple y fue el que predominó. Tú insistías mucho en “¿cuántas gubernaturas piensan, siete, ocho, nueve?”, y yo un poco frustrantemente te decía “pues yo creo que hay que dar un rango porque algunas son difíciles, pero el más pesimista se llevan siete, el más optimista para Morena se llevan 11”, y son las que se llevaron. Pero también hay que admitir que una de las gubernaturas que ganaron yo no la esperaba que ganara, que es BCS. El número coincidió, pero no necesariamente con una de las que yo daba como probables a perder.

LM.-¿Los apartidistas definen las elecciones?

AM.- Sí, los apartidistas son el grupo más nutrido de votantes, son 48 por ciento en este 2021. El siguiente grupo que le sigue, el grupo más nutrido de partidistas, es el de Morena con 24 por ciento, le siguen los priistas y luego los panistas.

Los partidistas sí cerraron filas, pero lo más interesante es que los apartidistas en 2018 le dieron hasta 10 puntos de ventaja a Morena y aliados, y en 2021 les quitaron seis puntos.

Son el votante swing, el votante cambiante de una elección a otra.

LM.- ¿Qué movimientos o realineaciones tuvieron los electorados vs. 2018?

AM.- Podríamos decir que en tres años Morena envejeció y bajó la escolaridad.

Los jóvenes menores de 29 años, en 2018, votaron 49 por ciento por Morena y aliados; ahorita 44 por ciento, son cinco puntos menos, es una baja, pero no es tan dramática como los que tienen estudios universitarios o más; 48 por ciento votaron por Morena en 2018, y solamente 33 por ciento en 2021. Se compensó con el apoyo a Morena por parte del electorado menos escolarizado, que representó un apoyo de 42 por ciento en 2018 y que subió a 55 por ciento para 2021; así como los adultos mayores de 50 años y más –que coincide con la vacunación–, quienes lo respaldaron en 2018 con un 46 por ciento y subió a 52 por ciento en las actuales.

LM.- ¿Qué pasó con las mujeres?

AM.- Las mujeres salieron a votar más en esta elección que en la de 2018. El tema es que no se alinearon con ninguna de las dos alianzas, ni PAN-PRI-PRD ni con la de Morena, sino con terceros partidos. Las mujeres jóvenes y con mayor escolaridad (universidad o más) es el segmento más anti-Morena de la elección, el de mayor irritación hacia la 4T y hacia el Presidente directamente, por el trato a las feministas, al movimiento, al tema Salgado Macedonio, etcétera.

VOTO AL MOMENTO

“El 15 por ciento del electorado dijo que decidió por quién votaría en la última semana antes de la elección, mientras que 11 por ciento lo decidió ese mismo día al estar frente a la boleta. La mayoría de los votantes, casi, decide desde antes de las campañas; bueno, 45 por ciento nos lo dijo. Y ésos ya traían el voto por Morena, o sea, la inercia de antes venía a favor de Morena. Lo que logran las campañas fue: bajarle el volumen a Morena y subirle un poquito por un lado a la alianza PAN-PRI-PRD, pero también a los otros partidos, entonces, ahí el desbalance”.

RECONECTAR CON EL ELECTORADO

“Creo que los partidos deben de tener una tarea importante de reconexión con la ciudadanía, de generar nuevamente un sentido de representación y hacerles saber que velan por sus intereses en las instituciones como el Congreso”.

Aunque señala que esta elección sí tuvo una polarización importante –aunque no a niveles de la de 2018–, se trató más de una elección de desconfianza por parte de aquéllos que no quieren que el ‘sistema de partidos tradicionales’ regrese.

Ojo, también alude que parte de la decepción de los jóvenes con el actual gobierno es que pareciera que no está mirando hacia el futuro de la misma forma en que ellos lo hacen.

“Los partidos deberán encontrar ‘la llave’ de lo que los ciudadanos consideran ‘justo’ y que tampoco corresponde con la visión de AMLO de que la justicia va por encima de la legalidad, lo cual quedó contrastado con la importancia que la gente da a las instituciones, como fue el caso del INE. Y no dudo que suba su credibilidad después de la elección, porque se le reconoció un muy buen trabajo, Además, también hay que decirlo, vimos a un presidente del INE (Lorenzo Córdova) que de repente se volvía protagónico y que fue sobrio, claro e institucional el día de las elecciones”.

Al cuestionarlo sobre el socavón que causó el avance de la oposición en la CDMX...

“Llámese por el colapso del Metro, llámese por la reacción, por lo que haya sido, hubo un cambio, un giro en los intereses de muchos votantes, y ahí aplicó el ‘bueno, pues aquí te doy las gracias’”, y enfatizó que el ciudadano, por medio del mecanismo de las urnas, pone y quita gobernantes y en la actual elección “dio una sorpresa”.

LM.- Desde Palacio Nacional ha habido una queja contra los votantes más escolarizados que se les fueron…

AM.-No es que sean mejores votantes o peores votantes, lo que pasa es que sí hay una racionalidad distinta. A lo mejor hay cuestiones que hay que tomar en cuenta: la Benito Juárez tiene los niveles de escolaridad de cualquier país europeo. Pero de nuevo, cuando hacemos los cruces de información por escolaridad, no es que un ciudadano más escolarizado valga más, simplemente tiene otros intereses. Y lo digo porque sí vemos en redes sociales, cuando decimos que los más escolarizados votaron, así creen que el resto son tontos; no, ningún votante es tonto, todos tienen sus razones”.

LM.- Votan de acuerdo a su contexto…

AM.- Completamente. De nuevo Benito Juárez, Miguel Hidalgo son niveles de escolaridad que, como bien decías, no se ven en Oaxaca o en Guerrero, y hay que entender las distintas realidades.

REVOCACIÓN

“Aunque es algo hipotético, 49 por ciento hubiera dado luz verde a que continuara y 46 por ciento a ponerle un freno, dentro del margen de error. Quitando a los partidos pequeños, se queda la división entre la alianza opositora PAN-PRI-PRD y la alianza de Morena (49-46), que se parece mucho al 42-40 que finalmente sacaron las alianzas descontando obviamente a los terceros partidos”.

No me queda más que agradecerle a Alejandro la entrevista y a ustedes confirmarles que, sin duda, como equipo, EL FINANCIERO-Bloomberg, modestia aparte, dimos la mejor cobertura y nuestras encuestas, las de Alejandro Moreno, no fallaron.

COLUMNAS ANTERIORES

Muertes que se pudieron evitar
¡Júzgalos ya!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.