Leon Opalin

Juicio por Terrorismo en París

El 8 de septiembre pasado inició el juicio de 20 hombres acusados de una serie de ataques coordinados en París en 2015 que sembraron el miedo en Europa y transformaron a Francia.

De acuerdo al sitio Enlace Judío el 8 de septiembre pasado se inició el juicio de 20 hombres acusados de una serie de ataques coordinados en París en 2015 que sembraron el miedo en Europa y transformaron a Francia. Nueve hombres armados del Grupo Estado Islámico (EI) y terroristas suicidas atacaron con minutos de diferencia en varios lugares alrededor de París el 13 de noviembre de 2015, dejaron 130 muertos y cientos de heridos. Fue la violencia más letal que golpeó a Francia desde la Segunda Guerra Mundial y uno de los peores ataques terroristas de Occidente de acuerdo a A.P.

La peor carnicería ocurrió en la sala de conciertos de Bataclan, donde tres hombres con rifles de asalto mataron a tiros a docenas de personas y tomaron un puñado de rehenes, otros apuntaron al estadio nacional de futbol, donde el presidente asistía a un juego, así como a cafés llenos de gentes en una suave noche de otoño.

El único atacante sobreviviente de esa noche, Salab Abdeslam, es el acusado clave, pero hasta ahora se ha negado a hablar con los investigadores. Su hermano estaba entre los terroristas suicidas, apareció con una camisa negra de manga corta y pantalones negros y cuando se le pregunto su profesión, declaró que era “un luchador del EI” después de entonar una oración. Abdeslam, quien huyó la noche de los ataques después de deshacerse de su automóvil y un chaleco suicida que funcionó mal es el único acusado de asesinato. Los otros acusados presentes enfrentan cargos de terrorismo menores.

Francia salió del estado de emergencia declarado a raíz de los ataques en 2017, después de incorporar muchas de las medidas más duras a la ley.

Dominique Kielmos, cuyo hijo murió desangrado en uno de los cafés, que escuchará los testimonios de las víctimas en el juicio será crucial tanto para su propia curación como para la nación. De los 20 hombres acusados, seis serán acusados en rebeldía. Abdeslam será interrogado varias veces, pero queda por ver si romperá su silencio más allá del tipo de lealtad que ofreció a los grupos del EI. Es de destacar que la misma red del EI que llegó a París, atacó Bruselas meses después, matando a otras 32 personas.

Las autoridades han hecho todo lo posible para garantizar la seguridad en el juicio, construyendo una sala de audiencias completamente nueva dentro del histórico Palais de Justice del siglo XIII en París, donde María Antonieta y Emile Zola enfrentaron su juicio, entre otros. Los sobrevivientes de los ataques, así como los que lloraron el 8 de septiembre, llenaron las habitaciones del complejo, que fueron diseñadas para albergar 1,800 demandantes y más de 300 abogados. Por primera vez, las víctimas también pueden tener un enlace de audio seguro para escuchar desde casa si lo desean con un retraso de 30 minutos.

Está previsto que el juicio dure 9 meses. El mes de septiembre estará dedicado a disponer las pruebas policiales y forenses. Octubre estará dedicado al testimonio de las víctimas. De noviembre a diciembre, funcionarios incluido el entonces presidente francés Francois Hallande, que estaba  en el Stade de France la noche de los ataques, testificarán, al igual que los familiares de los atacantes.

Francia cambió después de esa noche: las autoridades declararon inmediatamente el estado de emergencia y ahora hay agentes armados que patrullan constantemente los espacios públicos. Los ataques provocaron un examen de conciencia entre los franceses y los europeos en general, ya que la mayoría de los perpetradores nacieron y se criaron en Francia o Bélgica y transformó para siempre la vida de todos aquellos que sufrieron pérdidas o fueron testigos de la violencia.

Para Jean-Luc Wertenschlag, que vive sobre el café donde murió su hijo y que bajó las escaleras poco después de los primeros disparos para tratar de salvar vidas, incluso ha cambiado la forma en que se mueve por la ciudad donde nació y se crió. Nunca sale de la casa sin el botiquín de primeros auxilios que le faltó esa noche, cuando se arrancó la camisa para detener la hemorragia de una víctima.

Ninguno de los procedimientos será televisado ni transmitido al público, pero se grabarán con fines de archivo. La grabación de video solo se ha permitido para un limitado número de casos en Francia considerados de valor histórico, incluido el juicio del año pasado por los ataques del 2015 contra el periódico Charlie Hebbdo en París y un supermercado Kosher.

COLUMNAS ANTERIORES

Israel. La Solución de los Tres Status
Antisemitismo en México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.