Autonomía Relativa

La transformación del agua

El apóstol Martí Batres decidió convertir el agua en gasolina para espantar a los votantes de la oposición. Otra gran idea transformadora.

En aquellos días, el apóstol Martí bajó del cerro anunciando a su rebaño que había tenido una iluminación, una revelación.

-¡Estuve en el centro de la Luz del Mundo, la conocí! –dijo en voz alta para ser escuchado por las huestes morenistas (que siempre han sido tratadas como rebaño).

-Eso ya lo sabemos –gritó uno–. ¿Fuiste a Jalisco o a la cárcel de California a ver al líder de la secta, al violador?

-¿Cuál líder de cuál secta? ¿Cuál violador? –preguntó irritado Martí–. No hagan caso de los medios conservadores. Estuve en Palacio, que es de donde irradia la luz.

-Ah, eso sí es distinto, porque luego sí te juntas con gente cuestionable –contestó otro.

-No es momento de hablar de Mario Delgado –señaló el jefe de Gobierno.

-Vamos a perder las elecciones. Hay un tipo de otra religión, el tal Taboada, trae creencias bien raras y promete el reino de los cielos y que puede haber un buen gobierno y que las cosas funcionen.

-Es cierto –apuntó otro–. Y dice que puede haber trabajo y oportunidades. Yo le dije que llevo 30 años aquí y que nunca ha pasado nada de eso, que no le íbamos a creer.

-Muy bien, no le hagan caso a ese falso profeta. Es de los conservadores, los fariseos.

-Es de que necesitamos un milagro, Martí. Usa tus poderes, tú conoces al todopoderoso. Pero es que nos manda a Clara con su campaña embrugada y nomás puras malas noticias; nadie le cree que la mandó el altísimo. Nos van a crucificar, me cae.

-Sé que las cosas no han ido bien por culpa de ese falso mesías que no es más que güerito, de piel blanca, cuarentón y heterosexual.

-¿Y eso qué tiene? –gritó alguien desde el rebaño–. La tía Tatis es más desagradable –provocando carcajadas.

-Tranquilos, por favor. Escuchen, ¿se acuerdan del milagro que hice hace algunos años?

-¡Claro! Convertiste la leche en caca. O sea, los niños tomaban caca en lugar de leche, aunque parecía leche. Fue genial.

-¿Verdad que sí? –preguntó satisfecho Martí.

-Fue un poco mala onda con los niños, pero era necesario que los conservadores también tomaran caca, no solamente nosotros –respondió uno.

-Bien, pues ahora se me ocurrió otra cosa.

-Alabado sea el Señor –gritaron varios.

-La idea es convertir el agua en gasolina.

-Entonces, ¿sería más barata la gasolina?

-No sean idiotas. Le ponemos gasolina o algún aditivo, Bardahl o algo así al agua para envenenar a los que piensan votar por Taboada. Creerán que es agua, pero se estarán echando unos tragos de huachicol; se bañarán con aceite para coches ja, ja, ja. Y todos creerán que eso pasa en la comarca de Taboada, ¿no les parece una gran estrategia?

-Pero es peligroso, ¿no? Se puede morir gente.

-Naaaa, mírenme a mí, yo sigo desayunando leche con caca y no me ha pasado nada; en la tarde me aviento unos tragos de Top Oil con Magna y ginebra y no me ha hecho daño.

-Yo no estaría tan seguro de eso –comentó alguien.

Total, que el apóstol Martí Batres decidió convertir el agua en gasolina para espantar a los votantes de la oposición. Otra gran idea transformadora. Sin embargo, los vecinos se dieron cuenta del falso milagro y denunciaron al apóstol de la luz del mundo. La historia continuará.

COLUMNAS ANTERIORES

Cosas rosas
Días de calor

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.