Comisionada del Inai

Gobierno abierto, el esquema que llegó para quedarse

El Gobierno abierto se plantea como el mecanismo a través del cual, la ciudadanía tiene la oportunidad de participar activamente para mejorar sus condiciones de vida.

Recientemente, el INAI llevó a cabo la Cumbre Nacional de Gobierno Abierto y el Derecho Humano a la salud; evento organizado bajo la coordinación del comisionado Adrián Alcalá y que contó con la participación de expertos reunidos para dialogar y compartir experiencias en materia de Gobierno Abierto, acceso a la información, transparencia, innovación social, rendición de cuentas y participación ciudadana.

De manera particular, en la cumbre se abordaron aspectos trascendentales acorde a nuestra realidad; un escenario asolado por el Covid-19 y con un aceleramiento digital en todos los ámbitos. Desde luego, se expusieron las problemáticas tan gravosas que nos aquejan en materia de salud, como la cuantiosa pérdida de vidas humanas o el deterioro de nuestra condición física y mental a consecuencia del confinamiento como medida para combatir la enfermedad, y es que, el estar encerrados, sedentarios y privados de la convivencia social, con la preocupación de contagiarnos o contagiar a los que nos rodean, es algo que en mayor o menor medida nos ha afectado a todos.

Además, se abordaron temas igual de lastimosos que nos afectan como sociedad; el incremento significativo en los índices de violencia contra las mujeres, quienes no solo han sido atacadas en su integridad física, emocional y psicológica, sino que han sido violentadas en lo económico al perder, en mucho mayor proporción que los hombres, su fuente de ingreso y, en el ámbito digital, al difundirse sus imágenes o datos sin su consentimiento, colocándolas en una situación de vulnerabilidad.

También se destacó que la pandemia ha evidenciado, como nunca, la gran desigualdad existente entre las naciones; la diferencia en cuanto a políticas o medidas para enfrentar la enfermedad, así como la distribución y aplicación de las vacunas entre países desarrollados, como los de Asia o los Estados Unidos, y las naciones menos afortunadas, como las de Latinoamérica, es abismal.

En ese sentido, el Gobierno Abierto se plantea como el mecanismo a través del cual, la ciudadanía tiene la oportunidad de participar activamente para mejorar sus condiciones de vida; sin embargo, para que esta participación sea realmente efectiva y funcional es necesario que éstos cuenten con los elementos y herramientas que den soporte a su voz y a sus demandas y a partir de los cuales puedan elaborar políticas públicas, implementar programas, o bien, presentar ideas y propuestas novedosas que incidan en la administración pública y redunden en un beneficio para la colectividad, las cuales deberán formularse desde un enfoque con perspectiva de género, en el que prevalezca el respeto a los derechos humanos.

Desde esa perspectiva, la transparencia y el derecho de acceso a la información, tutelados por el INAI, y tan necesarios para una rendición de cuentas, se constituyen en pilares del Gobierno Abierto. La información es poder, en este caso, poder en manos ciudadanas.

De igual forma, las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC) son determinantes para tal fin, pues han venido a revolucionar los esquemas tradicionales de gobernanza; las aplicaciones y programas diseñados por los ciudadanos para combatir la pandemia, como los test que dan una referencia sobre los síntomas de la enfermedad, hasta plataformas que proporcionan esparcimiento virtual, como conciertos, clases, talleres o espectáculos a distancia, que permiten la interacción entre los individuos, tan necesaria para la salud mental y psicológica, dan prueba de ello.

En definitiva, el acceso a las TIC, a información pública y a datos abiertos empodera a los ciudadanos y los ayuda a cambiar la manera de gobernar; ciertamente, los días de decisiones gubernamentales unidimensionales han quedado superados, la nueva forma de gobernar necesariamente implica una cocreación entre éstos y el Estado. El Gobierno Abierto es un esquema de gobernanza que llegó para quedarse.

COLUMNAS ANTERIORES

La Semana Nacional de Transparencia, un recuento de su historia
Privacidad, protección de datos personales y redes sociales

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.