Vicepresidente de la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A.C.

Construcción, clave en la recuperación económica

El INEGI reveló datos que muestran un importante repunte en el sector en el primer bimestre del 2022.

Al parecer, los efectos económicos ocasionados por la pandemia están quedando atrás y las finanzas mundiales, así como las de nuestro país, comienzan a recuperarse. Como muestra de ello, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reveló datos que muestran un importante repunte en el sector de la construcción en el primer bimestre del 2022.

Según el INEGI, este sector registró un crecimiento del 3.7%, en el pasado mes de enero, respecto al mismo periodo del 2021. Además, refiere que el valor real de la producción en las empresas constructoras creció 10.5%.

Estas cifras muestran que las empresas constructoras tienen la capacidad de impulsar a las industrias proveedoras de insumos y crear efectos multiplicadores sobre las cadenas de valor, que a su vez alimentan a estos proveedores.

Ante un escenario dual de inflación y de urgente recuperación económica, la construcción de vivienda e infraestructura pueden ser un círculo virtuoso, si logra atraer inversión privada.

Sin embargo, son necesarias otras acciones, tales como: reimpulsar a la industria del acero para reducir las importaciones de varilla. En este contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que, aunque no hay vacuna contra la inflación, su gobierno intervendrá.

El Gobierno Federal ha focalizado la inversión en infraestructura en cuatro proyectos emblemáticos, aunque también es urgente impulsar otros. En este contexto, el financiamiento con la Fibra E puede ser una alternativa para atraer inversiones en diversos proyectos y dirigir algunas a infraestructura, en donde ya se estén generando ingresos, como aeropuertos o carreteras.

La Fibra E es un vehículo financiero diseñado para atraer inversión de empresas públicas o privadas que cumplan los requisitos establecidos por la norma aplicable, a través de la bursatilización de algunos de sus activos existentes. Esta herramienta está construida a partir del modelo de fibras tradicionales y los MPL (Master Limited Partnerships).

Esta novedosa herramienta financiera ha sido una buena opción en el sector de la vivienda, ya que para eso fue ideada y se basa en un modelo que lleva muchos años funcionando en el mercado inmobiliario de los Estados Unidos, evitando desde luego, su uso perverso en zonas alejadas sin servicios.

En México, los estados y sus municipios deben diseñar programas que incentiven la inversión regional, considerando que limitar el otorgamiento de licencias de construcción y la habilitación de suelo, es contraproducente en cualquier estrategia regional de desarrollo.

Los ingenieros y arquitectos tenemos la responsabilidad de planear, gestionar y desarrollar infraestructura que impulse el desarrollo económico del país, pero con un adecuado ordenamiento territorial.

COLUMNAS ANTERIORES

Recupera terreno el ferrocarril de carga
Tecnológico Nacional de México: semillero de talentos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.