Vicepresidente de la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A.C.

La Ingeniería en la Planeación del Desarrollo Social

La Política Nacional de Desarrollo Social debe considerar la superación de la pobreza a través de la educación, la salud, generación de empleo y programas asistenciales.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), publicó recientemente cifras escalofriantes de los niveles de pobreza que tiene nuestro país: en 2018 y 2020 la población en extrema pobreza aumentó del 41.9% al 43.9%, lo que significa que de 51.9 millones de personas pobres ascendimos a 55.7 en un par de años.

Ante esta realidad, los ingenieros debemos redoblar esfuerzos para apoyar a los sectores productivos y a los gobiernos federal y estatales en la generación de ideas, proyectos y la planeación del desarrollo social para sacar del estancamiento a esta gran cantidad de mexicanos.

Para hacer más eficiente nuestra labor, debemos fundamentarla en la legalidad. El capítulo II, artículo 12 de la Ley General de Desarrollo Social (LGDS), establece que en la planeación del desarrollo se deberá incorporar la Política Nacional de Desarrollo Social que debe incluir a los programas municipales; planes y programas estatales; programas institucionales, regionales y especiales.

La misma LGDS menciona que la Política Nacional de Desarrollo Social debe considerar la superación de la pobreza a través de la educación, la salud, alimentación nutritiva y con calidad, generación de empleo e ingreso, autoempleo y capacitación, seguridad social y programas asistenciales, así como desarrollo regional a través de la creación de infraestructura social básica.

El artículo 17, afirma que los municipios son los principales ejecutores de los programas, recursos y acciones federales de desarrollo social. En tanto que el 21 señala que la distribución de los fondos de aportaciones federales y de los ramos generales relativos a los programas sociales de educación, salud, alimentación, infraestructura social y generación de empleos productivos y mejoramiento del ingreso se hará con criterios de equidad y transparencia, conforme a la normatividad aplicable.

Los ingenieros mexicanos debemos colaborar con ideas para la creación de leyes equitativas que doten de mayores recursos a los municipios y localidades con mayores niveles de pobreza en nuestro país, para la creación de infraestructura de servicios básicos y desarrollo, fuera de las ciudades, apoyados en proyectos de obras que generen bienestar.

La planeación del Desarrollo Social exige la participación de la ingeniería creando proyectos para desarrollar suburbios inteligentes, miniciudades del futuro con desarrollo propio, como servicios de salud y educación a una distancia menor a los dos kilómetros.

Es fundamental para el desarrollo social del país formar ingenieros que cuente con competencias profesionales al servicio de la planeación, gestión, ejecución y evaluación de proyectos, así como tener la capacidad de vincular el desarrollo comunitario con el manejo sustentable de los recursos naturales.

COLUMNAS ANTERIORES

Construcción, clave en la recuperación económica
Excedentes petroleros para infraestructura productiva

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.