Vicepresidente de la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A.C.

Apuestan IP y gobierno al transporte marítimo

La cohesión de las inversiones privadas y gubernamentales serán determinantes en la reactivación económica de México.

La cohesión de las inversiones privadas y gubernamentales serán determinantes en la reactivación económica de México, al participar conjuntamente en la puesta en marcha, en julio, del tercer paquete de inversiones en infraestructura.


El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), José Medina Mora, aseguró que los dos primeros planes de inversión en infraestructura que se han presentado, registran un avance del 60% en la ejecución, lo que animó al capital privado a presentar una tercera propuesta.


Las inversiones de ambos sectores se ven reflejadas en el índice de crecimiento dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), donde muestra que de enero a marzo de este año pasó de 1.4 puntos a 17.1 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), en comparación con el último trimestre del 2020.


Además, el Reporte Mundial de Inversiones 2021 de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), colocó a México en el Top Ten de los países con mayor atractivo para capitales productivos internacionales, junto con países como Estados Unidos, China, India, Alemania, Irlanda y Suiza, entre otros.

La UNCTAD refiere que la economía mexicana recibió 29 mil millones de dólares el año pasado. Otro dato alentador lo dio el INEGI, al informar que el valor real de la producción en las empresas constructoras presentó un aumento de 1.2% en abril, con respecto al mismo mes del 2020.

Sin duda, la suma de las inversiones pública y privada será el mejor detonante para la recuperación de empleos. Es importante que a nivel municipal haya planeación estratégica, para evitar malgastar en obras superfluas, y se ponderen los mejores proyectos de desarrollo con los gobiernos locales.


Un ejemplo de la conjunción exitosa entre el gobierno y la Iniciativa Privada, se aprecia en la firma del convenio para desarrollar la Sexta Carretera Marítima del país, la cual conectará las regiones sur-sureste (Chiapas), centro-occidente (Colima) y norte-noroeste (Baja California), a partir del año 2022.


Con este desarrollo se logrará que el centro-occidente traslade productos al sur-sureste y que empresarios de la región centro-occidente y norte-noroeste realicen inversiones. Así se impulsará el desarrollo a través de los puertos marítimos de Tapachula, Chiapas; Manzanillo, Colima; y Ensenada, Baja California.


El antecedente de este tipo de sinergias, se dio en junio del 2020, cuando la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), activó el programa de Carreteras Marítimas, para incrementar el traslado de mercancías en rutas cortas entre puertos mexicanos y de países vecinos.


Hay confianza que la suma y empuje de las partes involucradas promueva el desarrollo económico de las regiones portuarias, al brindar conectividad y fortalecer su productividad con una visión de exportación.


COLUMNAS ANTERIORES

Ciudades inteligentes sustentables
Obras e infraestructura para reactivar la economía en CDMX

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.