Jorge Berry

Mi primer amor… deportes

Ninguna actividad que concentre la atención, y más que nada, la pasión de millones y millones de humanos, puede considerarse superflua.

Es momento de hacer una columna con información de deportes, porque el arranque de este 2022 promete, como dicen ahora los jóvenes, ponerse de pelos. Entiendo que haya quien considera a los deportes como intrascendentes y poco importantes, pero ninguna actividad que concentre la atención, y más que nada, la pasión de millones y millones de humanos, puede considerarse superflua.

Comienza este sábado la postemporada de un extraño año en la NFL. Por primera vez, los equipos jugaron 17 partidos en lugar de 16. Las reglas de selección colegial, y los topes salariales a los que están sujetos los equipos, aseguran una competitividad muy pareja. Ya no hay dinastías, los jugadores gozan de enorme movilidad y los contratos de los jugadores ya son, en su mayoría, multimillonarios. Pero nadie puede comprar un título. Los topes salariales se encargan de impedirlo.

Las grandes estrellas siguen brillando. En los play-offs ya están instalados Tom Brady y sus Bucaneros de Tampa, Patrick Mahomes con los Jefes de Kansas City, y como gran favorito, Aaron Rodgers y los Empacadores de Green Bay, aunque no sin sobresaltos. Allá por la semana 12, se supo que Rodgers no jugaría un partido por violar la política de COVID de la liga. Rodgers se negaba a vacunarse, y se sujetó a un régimen de pruebas frecuentes de COVID, con el compromiso de no dar a conocer el arreglo. Alguien abrió la boca, y Rodgers enfureció. Puesto que está en su último año de contrato con Green Bay, hubo sospechas de que fue el equipo el que filtró la nota, para ejercer presión sobre Rodgers. Nunca se supo, y ahora tendrá una semana de descanso, por ser el equipo mejor ranqueado.

Las finales arrancan el sábado, cuando Raiders de Las Vegas visiten a Bengalíes de Cincinnati. Raiders tuvo un año muy accidentado. John Gruden, su entrenador en jefe, tuvo que renunciar luego de que se publicaron correos electrónicos en que hablaba de manera racista de los afroamericanos. Además, su receptor abierto estrella, Henry Ruggs, causó baja luego de chocar a alta velocidad bajo la influencia del alcohol, ocasionando la muerte de una mujer. Después de la semana 13, nadie daba un cacahuate por ellos. Habían ganado seis y perdido siete. Pero cerraron con cuatro victorias al hilo, y se colaron al play-off.

También el sábado juega Búfalo vs. Patriotas. Simpatizo con Nueva Inglaterra, pero Búfalo les ganará.

El domingo, Brady y los Bucaneros no tendrán problema en aplastar a Filadelfia. Luego, Dallas viaja a San Francisco, y creo que los 49s se impondrán. Por la noche del domingo, Kansas City acabará con el sueño de miles de aficionados de Pittsburgh, y de paso, será el último juego en la carrera de Ben Rothlisberg. Se va un grande, con Big Ben.

Finalmente, el lunes por la noche, Carneros de Los Ángeles van a Arizona, a enfrentar a unos erráticos Cardenales. Fueron el último equipo en perder el invicto, pero acabaron perdiendo seis juegos, por 11 victorias. Me inclino por Carneros. Dependiendo de los resultados, se sabrá qué equipos sobreviven y juegan la semana que entra.

Habrán notado que no marqué favorito en Raiders-Cincinnati. No lo hice, porque deseo con toda el alma que gane Las Vegas, y ni quiero ni puedo ser objetivo en ese partido.

* * *

También este mes se juega el Abierto de Tenis de Australia, primero de los cuatro torneos Grand Slam del año. El campeón, el serbio Novak Djokovic, es antivaxer. Se rehúsa a ponerse la vacuna del COVID, y las autoridades australianas no quieren dejarlo jugar así. Djokovic tiene un comprobante médico que le permite no vacunarse, y con ello, según el reglamento de la ATP, podría jugar, pero las autoridades australianas no quieren hacer la excepción. Djokovic demandó, un juez le concedió permiso de permanecer en Australia, pero no se sabe aún si lo dejarán jugar.

En febrero, Juegos Olímpicos de Invierno. Y esta columna vuelve al escenario político internacional, el próximo jueves.

COLUMNAS ANTERIORES

El derecho al voto
6 de enero

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.