Ya se nos adelantaron en este negocio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ya se nos adelantaron en este negocio

COMPARTIR

···

Ya se nos adelantaron en este negocio

06/02/2019
Actualización 06/02/2019 - 10:02

Cuando Enrique Peña Nieto llegó a la presidencia, este negocio no existía y hoy es gigante. El epicentro de esta bonanza está a dos horas en avión desde la Ciudad de México, pero fuera de las fronteras nacionales, todos quienes compramos algo de plástico este día o ayer, lo hemos creado:

“Las exportaciones de etano desde los Estados Unidos han crecido desde casi nada en 2013 a un promedio de 260 mil barriles por día durante los primeros 10 meses de 2018, llegando a una sexta parte de las exportaciones estadounidenses de hidrocarburos líquidos”, destaca esta semana la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA).

Esa fiebre del ‘oro intangible’ es en buena medida el resultado de una década de producción de gas natural mediante el polémico proceso de fracking.

En Texas esa actividad detonó la actividad económica, justo cuando más lo necesitaba, después de la caída de los precios del petróleo.

Aquí, el gobierno de Enrique Peña Nieto dejó de lado el asunto de invertir en la actividad concentrada en la zona fronteriza de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila. Su equipo se ocupó de cuadrar cifras financieras ante las calificadoras crediticias.

“Toda junta, la capacidad actual de exportación totaliza cerca de 450 mil barriles diarios y los Estados Unidos ahora suministran etano a Brasil, Canadá, India, México, Noruega, Suecia y el Reino Unido”, explica la EIA.

Del gas natural surge el etano, del etano el etileno y del etileno el polietileno, que ya suena más conocido. Lo necesita el proyecto defendido durante años por José Luis Uriegas, quien concretó el proyecto del Etileno XXI construido en Veracruz por la sociedad Braskem-Idesa con una inversión de alrededor de 5 mil millones de dólares completada en el sexenio de Peña Nieto.

En Estados Unidos las inversiones para aprovechar el etano y hacer plásticos rondan los 200 mil millones de dólares, según la EIA.

Acá no parece haber planes serios de producir etano. El gas natural en la región colindante con Texas no será explotado mediante el fracking.

“No al fracking, ese es el compromiso. A lo mejor por la inercia se estableció el uso de esa tecnología para la extracción de petróleo o gas, pero no se va a usar. Es un compromiso. Somos ambientalistas auténticos”, enfatizó ya el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sentimientos encontrados. México no perforará directamente esos yacimientos, lo que supone a la vista del gobierno una ayuda al ambiente. No lo hará directamente, pero cada mexicano que compre hoy o mañana algo de plástico, lo hará indirectamente en el planeta.

Director general de Proyectos Especiales y Ediciones Regionales de El Financiero.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.