Parteaguas

¿Y por qué se devalúa el dólar otra vez?

Quizá no guste a los habitantes del Palacio Nacional, pero aquí hay una verdad: no es que el peso se haya fortalecido, necesariamente, sino que el dólar pierde valor.

Busquen pistas en una plática pública de ayer que casi tira Twitter por la cantidad de participantes. La protagonizó un individuo desconocido en México quiere ser presidente de su país, Estados Unidos.

Entre sus ideas principales está: “cerrar la frontera” porque quiere detener a millones de inmigrantes ilegales y la entrada de fentanilo. También defiende la cancelación del aborto después de las seis semanas de embarazo, pelea con Walt Disney Company y con universidades públicas y sindicatos por iniciativas de diversidad sexual...

No es Donald Trump; parece faltarle creatividad para ser un personaje semejante. No, Ron DeSantis es el gobernador de Florida que quiere vencer al exmandatario para tener la candidatura republicana rumbo a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2024.

Él y Trump representan las precandidaturas más fuertes. También representan a un partido limitado en su visión.

Es un partido que juega contra los demócratas el juego de la gallina, para ver quién se dobla primero en la discusión sobre el techo de endeudamiento del país vecino. Ambos, demócratas y republicanos, exhiben un chiste.

Una conocida película estadounidense de Adam Sandler ofrece un buen título para el escenario actual del otro lado de la frontera: Grown Ups, o mejor como se le conoce en México: Son Como Niños.

Para colmo. ¿Quién presentó ayer la candidatura de DeSantis en Twitter? Elon Musk, el dueño de esa red social, de Tesla y otras compañías y el más poderoso millonario estadounidense. Los vecinos parecen obsesionados con debilitarse.

Lean lo que advirtió ayer la influyente agencia calificadora Fitch Ratings:

Podrían bajar la calificación crediticia de Estados Unidos

La agencia con sede en Nueva York quiere reflejar el empeoramiento del enfrentamiento político que impide un acuerdo para resolver la referida crisis del techo de deuda.

¿Cómo lo hizo Fitch? Cambiando la perspectiva de la calificación perfecta AAA que tienen los pagarés que firma el gobierno de Estados Unidos, piensen en esos bonos.

Hoy todos esperamos que los estadounidenses paguen sus deudas. Lo que dice Fitch es que esos pagos se asoman a la incertidumbre.

“Un mayor partidismo político impide llegar a una resolución para aumentar o suspender el límite de deuda a pesar de que la fecha X se acerca rápidamente”, dijo la calificadora en un comunicado, refiriéndose al punto en el que el gobierno se queda sin dinero en efectivo.

El dólar pierde valor

Quizás esto no guste a los actuales habitantes del Palacio Nacional, pero aquí hay una verdad: no es que el peso se haya fortalecido, necesariamente.

Es cierto que ayuda que el presidente Andrés Manuel López Obrador defienda unas finanzas públicas sanas. También aporta el Banco de México cuyos dirigentes están parados sobre el freno desde hace meses, subiendo las tasas para detener la inflación.

Pero si es un asunto de México ese peso fortachón… ¿Por qué en lo que va del año se ha fortalecido más la rupia de Sri Lanka?

¿Por qué el dinar de Irak, el real brasileño, el peso colombiano, el forinto húngaro y el colón de Costa Rica han ganado más valor que la moneda nacional hasta ayer, de acuerdo con cifras recopiladas por Bloomberg?

Pueden decir que “tienen otros datos”, pero estos son los que ven los inversionistas de verdad. En efecto, el peso mexicano ganó valor, ayer el dólar cotizó en 17.82.

El metal del águila y el sol es el séptimo en el mundo en plusvalía este año. Pero no es el único ni es el primero que gana en 2023 en detrimento del billete verde.

México está unido y atado a Estados Unidos por familias, cultura y geografía. Conviene que arreglen juntos sus problemas.

Que los políticos de un lado o del otro tiren huevazos para ganar votos habla de una política pobre. Tarde o temprano eso golpea las monedas, luego a la economía.

COLUMNAS ANTERIORES

Estamos súper bien
El ‘chavo’ que Musk no puede comprar

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.