Parteaguas

¿Y bueno, quién es Elon Musk?

Limitar la descripción de Elon Musk a la producción de coches eléctricos sería injusto no solo para él, sino para toda la gente que directa o indirectamente estará afectada por sus decisiones, comenta Jonathan Ruiz.

Lo nombró la revista Time personaje del año y algunos, de una o de otra manera, lo relacionan con coches eléctricos por haber fundado Tesla.

Pero limitar la descripción de Elon Musk a esa actividad sería injusto, no solo para él, sino para toda la gente que directa o indirectamente estará afectada por sus decisiones. Es decir, toda la gente.

Si su interés es biográfico, mejor busquen el libro de Ashlee Vance en el que cuenta la historia del personaje. El propósito de este espacio es darle un pellizco a la relevancia de la existencia de un hombre como Musk.

Esto publicó Time como argumento para concederle un pedestal:

“El hombre más rico del mundo no tiene casa y recientemente ha estado vendiendo su fortuna. Lanza satélites a orbitar y a aprovechar el sol; creó y conduce un automóvil que no usa gasolina y apenas necesita un conductor. Con un movimiento de su dedo, el mercado de valores se dispara o se desploma. Un ejército de devotos depende de cada una de sus palabras. Sueña con Marte mientras cabalga sobre la Tierra, de mandíbula cuadrada e indomable. Últimamente, a Elon Musk también le gusta tuitear en vivo sus cacas”.

Ante la sequía de referentes, don Elon derivó en el líder de una generación que busca quién le explique en qué cosa se convirtió un mundo que, tal como la obra de este individuo, resultaría incomprensible para cualquiera que haya muerto hace apenas 20 años.

Musk supera a genios que le antecedieron. La discusión no es subjetiva.

Bill Gates ha intentado mejorar la eficiencia de las nucleoeléctricas y hasta cambiar el modo en el que disponemos de nuestras heces, pero claramente de manera personal, solo ha tenido éxito creando software o tecnología relacionada con el cómputo.

Steve Jobs revolucionó la comunicación humana hasta extinguir los botones en el proceso de enviar un mensaje o una imagen a Estambul o Lagos. Pero el producto de su ingenio también quedó contenido.

Incluso el contemporáneo de Musk, Jeff Bezos, puede presumir su revolución en el mercado minorista mundial con Amazon, lo que si bien es enorme, no trasciende hasta ahora ese plano. Aún hace méritos en las actividades espaciales.

Elon Musk se mueve como un anfibio entre ambientes. Su primer gran golpe transformó el sistema mundial de transferencias de dinero. En días en los que la gente requería acudir a una sucursal en el Centro, llenar un formato, cargar y depositar billetes y pagar una comisión al banco para enviar dinero a Canadá o Australia, en 1998 él limitó el proceso al uso de una computadora y quizás una tarjeta bancaria: Paypal, una palabra que podría traducirse como “el compa de los pagos” fue su primer gran invento.

Él y sus socios fundaron sin proponérselo la “Paypal Mafia”, pues aprovecharon la fortuna que generaron en esos días para hacerla crecer fundando nuevas compañías que inyectaron esteroides a Silicon Valley… por aquí Steve Chen y Jawed Karim que salieron con una cosa llamada YouTube; por allá Reid Hofman y su LinkedIn.

Un total de 14 individuos dándole la vuelta al mundo, encabezados de inicio por otro que pronto fundó Tesla y Space X con un propósito que supera la riqueza de ambas: resolver problemas, o lo que Musk piensa que son problemas.

Tesla vende automóviles eléctricos, pero su misión es sustituir el uso de combustibles en todo. Petróleo por sol.

Musk prometió este año que al transporte terrestre seguirá el aéreo y el marino. Todo, alimentado con sistemas de energía fotovoltaica, que también produce. Sus detractores habrán de digerir que ya superó a BMW, o Mercedes en la venta de coches de lujo.

SpaceX construye cohetes espaciales… que dejan y vuelven al piso como camiones de mudanza, lo que la convierte solo por eso en la más eficiente en su tipo. De paso, dejó en órbita satélites con los que brinda internet hasta en el templo de Kukulkán, por 2 mil 299 pesos mensuales. Acá la propuesta de Musk termina en interconectar a Marte con la Tierra.

Con The Boring Company, Musk hace túneles blancos iluminados alegóricamente… con los que manda algunos de sus Tesla a donde nadie los ve, acelerando traslados humanos a una velocidad de 240 kilómetros por hora, lo que reduce a traslados de minutos, a instantes.

La Paypal Mafia es un tsunami a medio camino y su líder apenas cumplió 50 años de edad.

COLUMNAS ANTERIORES

Seremos viejos, pero con 5G
Empieza a sentirse como los años 70

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.